Sociedad civil llama a cumplir recomendaciones de la Defensoría de los Habitantes
Publicación: 13.Julio.2017
Foto: CR Hoy.

San José, 13 de julio del 2017.- La defensora de los habitantes de Costa Rica, Monserrat Solano Carboni, presentó su informe anual correspondiente al año 2016, el pasado 26 de junio. El informe retoma desafíos importantes que tiene el Estado costarricense para respetar y garantizar plenamente los derechos humanos de su población.

La Defensoría parte de un análisis de las obligaciones internacionales que ha contraído Costa Rica para formular conclusiones, con base en la información que recaba durante todo el año.

En su informe, la Defensoría destaca las deudas históricas que mantiene el país respecto de poblaciones en situación de vulnerabilidad. Así, es importante destacar que Costa Rica sigue sin garantizar la igualdad de los pueblos indígenas, a quienes se les continúa negando sus derechos a la tierra y autodeterminación; tampoco toma medidas suficientes para acabar con la estigmatización y discriminación de las personas LGBTI; y respecto de las mujeres, la Defensoría señala, entre otras cosas, deficiencias en la garantía de los derechos sexuales y reproductivos, así como las brechas salariales que aún persisten entre hombres y mujeres.

Asimismo, el informe se refiere a la persistencia del hacinamiento carcelario, lo que implica una violación a los derechos humanos de las personas privadas de libertad. También se destaca la falta de protección integral de los niños y niñas, y la falta de garantía de los derechos de las personas con discapacidad, adultos mayores y migrantes, entre otras.

Nos parece importante destacar el llamado de la Defensoría de los Habitantes para que se discuta una reforma fiscal responsable que permita garantizar adecuadamente los derechos económicos, sociales y culturales, como por ejemplo la educación, la salud y la seguridad social. A su vez, se plantea la necesidad de que el Estado formule políticas públicas con enfoque de derechos humanos. Esto último atiende a las recomendaciones y exigencias provenientes de tratados internacionales y organismos como CEPAL, Comités de Naciones Unidas, del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, así como también a la construcción de la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, a los que Costa Rica se ha comprometido como Estado.

Recordamos que la Defensoría de los Habitantes de Costa Rica es un órgano que tiene independencia funcional, administrativa y de criterio. Además, es una de las 78 instituciones de derechos humanos mejor calificadas en el mundo por su cumplimiento de los Principios de París. En tal sentido, lamentamos algunas manifestaciones de diputados y diputadas que, al cuestionar la labor de la Defensoría y pretender influir en su mandato, podrían poner en riesgo la citada independencia y debilitar esta importante institución.

Las organizaciones de sociedad civil firmantes respaldamos las recomendaciones formuladas por la Defensoría y, a partir de su informe, exhortamos a las autoridades correspondientes para que las implementen de forma oportuna.

Por último, exigimos que la institucionalidad democrática sea respetada por quienes representan a la ciudadanía y no se menoscabe su legitimidad a partir de críticas que no contribuyen a la construcción de una agenda común que respete los derechos humanos de los y las costarricenses.

Organizaciones firmantes:

Asociación Ciudadana ACCEDER

Centro Feminista de Información y Acción (CEFEMINA)

Centro Internacional para los Derechos Humanos de los Migrantes (CIDEHUM)

Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)

Defensa de Niñas y Niños Internacional (DNI) Costa Rica

Frente por los Derechos Igualitarios (FDI)

Fundación Centro de Derechos Sociales del Inmigrante (CENDEROS)

Fundación Infancia sin Fronteras

Fundación Justicia y Género Fundación

PANIAMOR

Fundación para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

Hijas de la Negrita

Peras del Olmo

Red Feminista contra la Violencia a las Mujeres