El Salvador avanza en la reivindicación de víctimas de desaparición forzada
CEJIL informa sobre el acto de develación de placa y nombramiento de un centro educativo con el nombre “Gregoria Herminia, Serapio Cristian y Julia Inés Contreras”, hermanos que fueron desaparecidos por el ejército el 25 de agosto de 1982, en el marco del conflicto armado salvadoreño. Este importante acto fue presidido por el Presidente Salvador Sánchez Cerén, se llevó a cabo el día 11 de setiembre, y se origina en la sentencia Hermanos Contreras y otros vs. El Salvador dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el año 2011. El caso ante dicha instancia internacional fue representado por CEJIL y la Asociación Pro-Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos.
Publicación: 12.Septiembre.2014

CEJIL informa sobre el acto de develación de placa y nombramiento de un centro educativo con el nombre “Gregoria Herminia, Serapio Cristian y Julia Inés Contreras”, hermanos que fueron desaparecidos por el ejército el 25 de agosto de 1982, en el marco del conflicto armado salvadoreño.

Este importante acto fue presidido por el Presidente Salvador Sánchez Cerén, se llevó a cabo el día 11 de setiembre, y se origina en la sentencia Hermanos Contreras y otros vs. El Salvador dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el año 2011. El caso ante dicha instancia internacional fue representado por CEJIL y la Asociación Pro-Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos.

La Corte Interamericana concluyó que durante el conflicto armado hubo un patrón sistemático de desapariciones forzadas de niños y niñas efectuado por agentes militares. De las víctimas del citado caso, hasta la fecha han sido encontradas Gregoria y Serapio Contreras, y José Rubén Rivera Rivera. No obstante resta encontrar a las niñas Julia Inés Contreras,

Ana Julia y Carmelina Mejía Ramírez. Instamos al Estado a continuar avanzando para el cumplimiento total de la sentencia, lo que incluye, entre otras medidas, avanzar con la investigación, juzgamiento y sanción de todos los responsables de las desapariciones y con la búsqueda de Julia Inés Contreras, Ana Julia y Carmelina Mejía Ramírez, así como garantizando el acceso a los archivos que contengan información útil y relevante para la investigación en causas seguidas por violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado.