Relator Forst conoce desprotección de defensores y defensoras de derechos humanos en Centroamérica
Publicación: 01.Septiembre.2016

Tegucigalpa, 29 de agosto de 2016.- A través de espacios de conversación digital y  de consulta física, el relator de la ONU sobre la situación de defensores y defensoras de derechos humanos, Michel Forst se reunió con más de 100 personas de la región entre el 23 y el 27 de agosto. Durante su visita académica tuvo la oportunidad de conocer las dificultades que enfrentan cotidianamente quienes defienden derechos humanos en Centroamérica. 

En un encuentro regional con las y los promotores y expertos de derechos humanos de la región, organizado en Tegucigalpa, las personas defensoras compartieron sus experiencias y desafíos en el ejercicio de su rol. “Es crucial que los Estados reconozcan y legitimen la importancia del trabajo que desarrollan estas personas, para que protejan su acción en favor del cumplimiento de los derechos humanos”, comentó el relator especial de la ONU durante su exposición. 

Situación en la región

Una realidad que se mantuvo presente en toda la región centroamericana fue la impunidad en que permanecen las agresiones a defensores y defensoras de derechos humanos. 

En  los espacios de conversación, las personas defensoras destacaron sus preocupaciones ante los impactos que sufren las mujeres así como  las comunidades indígenas, personas transgénero y para quienes defienden derechos sexuales y reproductivos. Las y los participantes comentaron sus experiencias como víctimas de agresión, seguimientos, detenciones arbitrarias, intervenciones telefónicas, acoso cibernético, estigmatización y descrédito de parte de las autoridades, entre otros. 

Asimismo, se refirieron a la criminalización que afecta a las y los defensores en la mayoría de los países y las serias consecuencias que esta práctica general.

Una vez que se presentan los ataques, denunciaron, las investigaciones de parte de las autoridades del Estado son deficientes y, en la mayoría de los casos, nulas. Dentro de los vicios en los procesos judiciales nombraron la falta de diligencia y rigurosidad en las investigaciones, la corrupción y la falta de independencia dentro del poder judicial. 

Otra de las preocupaciones expuestas fue el rol que tienen algunas compañías privadas en sus países, que presionan para la instalación de proyectos que contravienen el ejercicio de los derechos humanos; afectando principalmente a los pueblos indígenas, afrodescendientes y comunidades campesinas.

Hubo consenso en torno a la falta de cumplimiento de las obligaciones internacionales que los Estados han asumido tanto ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos como ante las Naciones Unidas. Frente a esto, los y las participantes hicieron hincapié en la necesidad de exigir la adecuación de los marcos legales y mecanismos que garanticen la protección y permitan la defensa de los derechos humanos de manera segura.  

Las personas participantes insistieron en que estos atiendan a las mujeres y los miembros LGBT de forma particular. También que respeten la organización comunitaria y ancestral como parte de la protección colectiva de derechos humanos en los territorios. 

Por último, los y las representantes de organizaciones de defensa de los derechos humanos solicitaron al relator que mantenga la atención dentro de la región centroamericana y haga visitas oficiales para dar seguimiento a las preocupaciones expresadas.

La visita fue convocada por Protección Internacional, UDEFEGUA, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), la Plataforma Internacional por la Impunidad, la Coalición contra la Impunidad de Honduras y el Instituto Interamericano de Derechos Humanos.