Publicación: Aportes de CEJIL sobre el adecuado financiamiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos
Publicación: 31.Mayo.2019

Washington, D.C. 31 de mayo de 2019.- La discusión sobre el financiamiento de los órganos que componen el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) se ha mantenido presente, como uno de los retos indispensables para asegurar su correcto funcionamiento y permanencia. Frente la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se desarrollará a finales de junio en Medellín, está previsto que el tema se mantendrá en la agenda.

Como parte de los esfuerzos para procurar un funcionamiento adecuado de la CIDH y la Corte IDH, CEJIL presentó un nuevo volumen de su colección Documentos de Coyuntura, compartiendo reflexiones sobre los retos y posibles soluciones en materia del financiamiento del SIDH.  El mismo fue elaborado tras la crisis financiera que se desató en 2016, que afectó directamente a la Comisión (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), cuando diferentes organizaciones y personas expertas señalaron la urgencia de que contaran con recursos suficientes para realizar su trabajo de manera independiente, profesional, responsable y oportuna. 

En ese sentido, este documento hace un recuento del debate histórico sobre financiamiento del SIDH y presenta información actualizada sobre las fuentes principales de recursos de la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. A su vez, hace recomendaciones claves que evidencian la necesidad de un mayor compromiso de los Estados de la región con nuestro sistema regional de protección.

Queda claro que persisten retos y desafíos, particularmente frente a un contexto regional y global de carencia de recursos adecuados para los organismos de derechos humanos. Ante estas dinámicas de alto riesgo para la protección y promoción de derechos humanos “Los fondos son más necesarios que nunca para que la CIDH y Corte IDH cumplan con sus planes de trabajo y sigan ofreciendo respuesta oportuna a miles de víctimas que no la encuentran en sus países”, tal y como lo expone el documento, dentro de su análisis.

Esperamos que este documento sirva como una invitación a seguir aportando y trabajando de forma colaborativa desde los Estados miembro de la OEA, la sociedad civil organizada, donantes y agencias de cooperación –entre otros actores–; y a mantener los compromisos previamente asumidos en la Asamblea General del 2017, realizada en Cancún, para que el Sistema Interamericano pueda seguir respondiendo a las realidades apremiantes del continente.

Puedes descargar el documento aquí.