Presos de Guantánamo: Djamel Ameziane
El fin de la institucionalización de violaciones de derechos humanos
Estados Unidos

 

Djamel Ameziane es un ciudadano argelino, que permaneció detenido de manera arbitraria por casi 12 años en Guantánamo sin ningún cargo en su contra. Mientras estuvo detenido, sufrió maltratos y torturas. En 2009, Estados Unidos aprobó su salida de Guantánamo. Sin embargo, permaneció otros 5 años más. 

Ameziane escapó de la violencia e inestabilidad de su país hacia Austria, en donde vivió hasta 1995, cuando su renovación de visa fue rechazada por cambios en la política migratoria, emigró a Canadá como solicitante de asilo, pero después de cinco años fue rechazado su estatus de refugiado. Decidió migrar a Afganistán en el año 2000 y tras el estallido de la guerra, fue capturado en la frontera con Pakistán por autoridades locales en el año 2002 y entregado por una recompensa a militares estadounidenses en Pakistán.

Estuvo detenido en la base aérea de Kandahar y luego fue transferido al centro de detención de la Bahía de Guantánamo, donde permaneció privado de su libertad por casi 12 años. 

Mientras su detención, Djamel fue víctima de maltratos, actos de tortura y tratos inhumanos. Permaneció en confinamiento solitario por largos periodos de tiempo, fue golpeado durante los interrogatorios, sufrió simulaciones de asfixia, se le impidió dormir por periodos prolongados de tiempo y fue sometido a música estridente, entre otras formas de tortura. Adicionalmente, le fue negado el cuidado médico por las lesiones sufridas durante su confinamiento, se le impidió profesar su religión, fue insultado por sus creencias y no pudo tener contacto regular con su familia. Estados Unidos nunca lo acusó de haber participado en ninguna actividad terrorista o de combate.

En agosto del 2008, CEJIL y el Centro para los Derechos Constitucionales (CCR), denunciaron ante la CIDH las violaciones de derechos humanos sufridas por Djamel Ameziane en el Centro de Detención de Guantánamo  y se aprobaron medidas cautelares en su favor que prohibían que Estados Unidos regresara al señor Ameziane a Argelia. Posteriormente en la audiencia sobre admisibilidad del caso en la CIDH en 2010, en la que participaron CEJIL y el CCR como representantes de Djamel Ameziane, se expuso el riesgo de su repatriación a Argelia, por su pertenencia a la minoría étnica bereber de la provincia norte de Kabylia de donde había huido por la violencia y en donde temía sufrir persecución.

En diciembre del 2013, los Estados Unidos devolvió de manera forzada a Ameziane a su país de origen, esta repatriación violó las medidas de protección dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que exigían a Estados Unidos proteger a Ameziane de abusos contra los derechos humanos, incluyendo el requisito de que no se le transfiriera o retirara “a un país donde había considerables peligros de ser sometido a tortura u otros malos tratos”.

En 2017 se presenta una audiencia pública ante la CIDH en la que el CCR y CEJIL como representantes de Ameziane en la que se resaltan las violaciones cometidas por EE.UU en contra de Djamel Ameziane durante su detención en Guantánamo, se indican cuáles deberían ser las reparaciones adecuadas que el gobierno de EE.UU debería cumplir y se solicita a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que emita una decisión de fondo en el caso que declara la responsabilidad internacional de EEUU y recomienda reparaciones. Esta audiencia fue la primera en la que la administración del presidente Donald Trump tuvo que rendir cuentas ante una instancia internacional de derechos humanos sobre su política de detención en Guantánamo. 

En 2020, la CIDH emite el informe final del caso y determina que Estados Unidos es responsable por la tortura, abuso y detención sin cargos de Djamel Ameziane y deberá proporcionar las adecuadas reparaciones materiales y morales por las violaciones a los derechos humanos sufrifas durante sus 12 años de detención. Es el primer caso en el que la CIDH decide sobre el fondo de una petición contra los Estados Unidos derivada de las violaciones de derechos humanos en la prisión de Guantánamo y la primera resolución por parte de un órgano regional de Derechos Humanos en el tema.

Impacto del caso: 

  • Es el primer caso con la admisibilidad en la CIDH sobre el fondo de una petición contra Estados Unidos, derivada de violaciones de derechos humanos a personas detenidas en Guantánamo. Si la CIDH falla a favor de Djamel Ameziane representará un hito histórico en cuanto al acceso a recursos judiciales y reparaciones para personas detenidas en Guantánamo sometidas a tortura y violaciones de DD.HH. 
  • La resolución final de la CIDH por medio de su informe de fondo es histórica, ya que representa la primera vez que un órgano regional de Derechos Humanos emite resolución con respecto a las violaciones cometidas en el Centro de Detención de Guantánamo.

Fecha de actualización: 28 de mayo 2020