Presidente de Honduras pide perdón en el caso Servellón García
Publicación: 28.Agosto.2009

San José, Costa Rica

 

El pasado viernes, 13 de junio, el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, reconoció públicamente la responsabilidad internacional del Estado hondureño por la ejecución extrajudicial de cuatro jóvenes y pidió perdón a las víctimas y a sus familiares. El señor Presidente dijo “pido perdón por el crimen de esos cuatro hondureños, pero no olvido porque el olvido es el que crea la impunidad y la falta de castigos… Y debemos aprender a promover una cultura de respeto irrestricto a la vida".

Este acto se dio en cumplimiento de la sentencia dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Servellón García y otros en octubre de 2006. La Corte declaró al Estado hondureño responsable por la muerte de Marco Antonio Servellón García (16 años), Rony Alexis Betancourt (17 años), Orlando Álvarez Ríos (32 años) y Diómedes Obed García (19 años).

Los hechos se remontan a septiembre de 1995, cuando los jóvenes fueron detenidos en un operativo policial. Después de ser sometidos a golpizas y malos tratos por los agentes de la policía, fueron ejecutados. Sus cuerpos fueron hallados en distintos sitios de la capital hondureña por lo que el caso es conocido en la prensa local como el asesinato de los “Cuatro Puntos Cardinales”.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y Casa Alianza Honduras, litigantes del caso ante la Corte Interamericana, se complacen por las declaraciones del Presidente Zelaya. Sin embargo, el Estado tiene aún pendiente la investigación de los hechos y llevar a cabo una campaña pública con la finalidad de sensibilizar a la sociedad hondureña sobre la protección a los niños y jóvenes y para que la población tome conciencia de que están en situación de riesgo social y que por ello no pueden ser considerados delincuentes.

Esta campaña es urgente, toda vez que según datos de Casa Alianza, desde el año 1998 hasta el 31 de mayo de 2008, 4,225 jóvenes han sido ejecutados, 806 de estos asesinatos ocurrieron después de la emisión de la sentencia. En lo que se refiere a impartir justicia, Honduras “debe crear una base de datos unificada entre todas las instituciones involucradas en la investigación, identificación y sanción de los responsables por las muertes violentas de niños y jóvenes en situación de riesgo”.

CEJIL y Casa Alianza hacen un llamado al Estado hondureño para que se cumpla con los restantes puntos de la sentencia dictada por la Corte. Estas medidas serán la única garantía que hechos como los de Cuatro Puntos Cardinales no vuelvan a repetirse.