Organizaciones internacionales de sociedad civil instan a los colombianos a finalizar y aprobar un acuerdo final que ponga a las víctimas en el centro
A raíz de la estrecha victoria del "no" contra los acuerdos de paz firmados por el gobierno colombiano y las guerrillas de las FARC, organizaciones internacionales expresan su animación por los esfuerzos de amplios sectores de la sociedad colombiana para encontrar un camino hacia la paz.
Publicación: 22.Noviembre.2016

18 de noviembre de 2016.- A raíz de la estrecha victoria del "no" contra los acuerdos de paz firmados por el gobierno colombiano y las guerrillas de las FARC, nos sentimos animados por los esfuerzos de amplios sectores de la sociedad colombiana para encontrar un camino hacia la paz. Felicitamos las acciones constructivas del gobierno colombiano y las FARC, y su disposición a perseverar para llegar a un acuerdo que pueda terminar cincuenta años de guerra brutal. Saludamos a los estudiantes colombianos, a los artistas, a las comunidades afrocolombianas e indígenas, a las mujeres, a los sindicatos, a las organizaciones de la sociedad civil, a los líderes empresariales y, sobre todo, a las víctimas de la violencia en su intento de fomentar "un acuerdo ya".

Como organizaciones internacionales de sociedad civil, instamos al gobierno colombiano, a las FARC y a la sociedad colombiana a finalizar y aprobar un acuerdo que tenga en el centro el bienestar y las perspectivas de las víctimas. Hasta ahora, una de las fortalezas del proceso de paz ha sido la disposición de los negociadores a escuchar e incorporar las perspectivas de todas las víctimas y de todos los actores armados, incluyendo las víctimas de los guerrilleros, los paramilitares y las fuerzas armadas colombianas. Esto ha incluido el reconocimiento de que todos los actores armados han cometido graves violaciones de derechos humanos y tienen la obligación de decir la verdad sobre sus crímenes. Esta ganancia no se debe perder.

Alentamos a las partes en la negociación a preservar importantes avances para las víctimas en los acuerdos, incluyendo, entre otros: el reconocimiento de los derechos de las comunidades afrocolombianas e indígenas (incluyendo el capítulo étnico); el acuerdo para la búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos de personas dadas por desaparecidas; el énfasis en el impacto del conflicto sobre la población campesina; el reconocimiento de los derechos de la mujer y su papel en la consolidación de la paz; y el reconocimiento de los colombianos/as LGBTI como víctimas del conflicto. También destacamos la importancia del compromiso en los acuerdos para desmantelar los grupos sucesores de los paramilitares, incluyendo la investigación de su respaldo financiero y político.

Además es crítico que los acuerdos aborden la histórica desigualdad dentro de Colombia que alimentó el conflicto. Esto incluye el compromiso de los acuerdos de proteger a las familias campesinas, por ejemplo, mediante la formalización de títulos en 7 millones de hectáreas de tierra y la distribución de 3 millones de hectáreas de un Fondo de Tierras. También incluye la restitución de tierras a aquellos que fueron forzados a huir por la violencia, conservando como mínimo las garantías para las víctimas que ya forman parte de la Ley de Víctimas de 2011. Los trabajadores colombianos y sus sindicatos, designados como un grupo oficial de víctimas, también afirman que el proceso de paz debe abordar la desigualdad y mantener la demanda de reparaciones colectivas.

Subrayamos la urgencia de llevar a cabo medidas para la protección de los defensores de los derechos humanos. Esto es esencial para alcanzar el futuro soñado en el que aquellos que protegen los derechos de sus conciudadanos ya no tendrán que arriesgar sus propias vidas. Es especialmente crítico en este momento tenso en el que los defensores de los derechos humanos se enfrentan a elevados riesgos.

Colombia no puede permitirse perder esta histórica oportunidad de paz. Instamos a los miembros de la comunidad internacional a que presten todos sus esfuerzos para ayudar a la sociedad colombiana a alcanzar un acuerdo de paz definitivo con los derechos de todas las víctimas del conflicto en el centro. Instamos a la próxima administración estadounidense a apoyar a Colombia para consolidar la paz. Las organizaciones internacionales de la sociedad civil como la nuestra están listas para apoyar una paz justa y duradera.

AFL-CIO

Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)

Colombia Human Rights Committee

Fellowship of Reconciliation Peace Presence

Latin America Working Group

Maryknoll Office for Global Concerns

Mennonite Central Committee U.S., Washington Office

National Security Archive

Oxfam

Presbyterian Church (USA)

Presbyterian Peace Fellowship

Quixote Center

United Church of Christ, Justice and Witness Ministries

Washington Office on Latin America