Organizaciones de derechos humanos solicitan que CIDH visite Chiapas
Publicación: 28.Agosto.2009

Washington D.C.

 

Ayer, el Colectivo Feminista Mercedes Olivera y Bustamante (COFEMO), el Centro de Derechos de Las Mujeres, y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), informaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en audiencia pública acerca de la situación de los derechos humanos de las mujeres en Chiapas y solicitaron la visita de la CIDH a este estado mexicano.

Las organizaciones abordaron la discriminación y violencia contra la mujer y procuración de justicia, feminicidios, la afectación de la militarización en las mujeres, los derechos sexuales y reproductivos, el derecho a la salud y a la educación, la situación de las mujeres privadas de libertad y el derecho a la tierra con énfasis en la tierra ejidal.

Señalaron, además, que Chiapas es uno de los estados con mayor población indígena en el país, junto con Oaxaca y Guerrero y también uno de los estados de la República mexicana con mayor índice de pobreza y extrema pobreza, asimismo es una región que vive una situación de conflicto interno. Todas estas situaciones afectan a las mujeres de forma particular, ya que en Chiapas las mujeres además de ser discriminadas en razón del género, sufren doble y triplemente por el hecho de ser pobres e indígenas.

Denunciaron también que las políticas públicas estatales y las leyes que se han creado no han sido suficientes para combatir la situación violatoria que viven las mujeres chiapanecas. Asimismo, informaron sobre la difícil situación en la que se encuentran las defensoras de derechos humanos en el mencionado estado. Ellas son amenazadas y hostigadas y al acudir a los tribunales a presentar sus denuncias sufren el descrédito por parte de las autoridades judiciales por el simple hecho de pertenecer a una organización. En este sentido, mencionaron los casos de dos mujeres defensoras de derechos humanos que enfrentan procesos judiciales.

Las mujeres indígenas en Chiapas viven cotidianamente violencia de diferentes tipos, desde la física y psicológica por sus parejas, así como violencia económica que se ve reflejada en el poco porcentaje de mujeres que son propietarias de parcelas en sus ejidos, al considerarse que la propiedad será mejor preservada por el hombre que por la mujer, bajo la creencia de que ésta al contraer matrimonio generará que la tierra le pertenezca a otro hombre.

Chiapas ocupa el primer lugar en México en muertes materno infantiles, con lo cual las mujeres que dan a luz en este lugar se encuentran en especial vulnerabilidad. Además de que la creciente militarización del Estado pone a las mujeres en una posición difícil.

Consecuencia de la falta de acceso de las mujeres a la tierra, es la exclusión de las mismas de la toma de decisiones en las comunidades, ya que son los ejidatarios los que deciden y esto es respaldado por los usos y costumbres de los pueblos indígenas y tolerado por el Estado mexicano. Es así como los reglamentos de los ejidos, los cuales son avalados las autoridades contemplan en algunos casos la expulsión de la mujer del ejido si se casa con un hombre que no pertenece al mismo.

Por otro lado, respecto de las mujeres privadas de libertad las organizaciones indicaron que éstas se encuentran en deplorables condiciones y sufriendo violaciones sexuales, recluidas en centros ubicados lejos de donde viven sus familiares.

Finalmente, las organizaciones solicitaron a la Comisión dar seguimiento a las recomendaciones que ella misma hizo en el informe de la visita que realizó a Chiapas en 1998 y pidieron una nueva visita.

La Comisión se mostró muy interesada en los temas expuestos y el relator para México señaló que es posible que efectúe una visita a Chiapas para verificar los hechos señalados por las organizaciones y monitorear la situación de derechos humanos.


Contacto:

 

Nancy Marín Espinoza

Correo electrónico: nmarin@cejil.org

www.cejil.org