Organizaciones de derechos humanos acogen favorablemente decisión de la ONU de renovar el mandato de la CICIG
Organizaciones de derechos humanos saludan el anuncio del Secretario General de Naciones Unidas Ban-Ki Moon de aprobar la renovación del mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) hasta septiembre de 2017, en respuesta a la petición formal del presidente guatemalteco Otto Pérez Molina.
Publicación: 04.Junio.2015

Las organizaciones de derechos humanos abajo firmantes saludamos el anuncio del Secretario General de Naciones Unidas Ban-Ki Moon de aprobar la renovación del mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) hasta septiembre de 2017, en respuesta a la petición formal del presidente guatemalteco Otto Pérez Molina. Las organizaciones firmantes celebramos en particular, la decisión del Secretario General y del Estado de Guatemala de continuar el mandato en los términos actuales, conforme se establecieron en el convenio celebrado entre ambos en 2006, y que otorgan a la CICIG plena potestad e independencia para que desarrolle su indispensable labor. También reconocemos como positivo que el Secretario General  haya facilitado esta aprobación sin dilaciones, asegurando así la continuidad y la estabilidad de las actuaciones de la CICIG en un momento crítico.

La CICIG ha sido vital en la lucha contra la impunidad en Guatemala desde su creación en 2007, y su trabajo en conjunto con el Ministerio Público de ese país la convierte en una experiencia única  entre los mecanismos internacionales de defensa del estado de derecho. La CICIG representa un modelo para otros países de la región que lidian con instituciones débiles, corrupción endémica y violencia generalizada.

En colaboración con fiscales guatemaltecos, la CICIG ha llevado a cabo más de 200 investigaciones y ha contribuido a procesar a más de 160 funcionarios y ex-funcionarios por diferentes delitos, desmantelando así organizaciones ilícitas y estructuras de poder clandestinas involucradas en delincuencia organizada. Entre los casos más connotados, el 20 de mayo las autoridades guatemaltecas detuvieron al presidente y el vicepresidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, junto a otras 15 personas, tras encontrar evidencias que los implicaban en delitos de corrupción y fraude reveladas por la CICIG. Un mes antes, en abril de este mismo año, las autoridades detuvieron a 24 personas, incluidos actuales y anteriores titulares del organismo de recaudación tributaria de Guatemala, tras una exhaustiva investigación impulsada por la CICIG sobre una red delictiva que había sido utilizada para defraudar al Estado. En esto caso se vieron implicados funcionarios de las más altas esferas del gobierno: el secretario privado de la vicepresidenta Roxana Baldetti fue identificado como el cabecilla de la red criminal, lo cual motivó la renuncia de Baldetti el 8 de mayo. La CICIG también ha pedido a la Corte Suprema de Justicia que retire la inmunidad a cuatro jueces debido a evidencias de corrupción.

A medida que estos y otros casos investigados por la CICIG avanzan en el sistema judicial, se espera que contribuyan a reforzar la transparencia y la rendición de cuentas en Guatemala. De hecho, la presencia de la CICIG se necesita ahora más que nunca. A pesar de la implementación de importantes reformas en el sector judicial y de los adelantos logrados por el Ministerio Público en los últimos años, Guatemala se encuentra sumida en una grave crisis política. Los índices de impunidad son sumamente elevados, en particular aquellos sobre delitos contra pueblos indígenas, defensores de derechos humanos, periodistas, mujeres y otras poblaciones vulnerables. El anuncio de que la CICIG puede continuar colaborando con las autoridades nacionales es, por lo tanto, una nota positiva para todos los guatemaltecos que aspiran a una sociedad más justa y equitativa.

Dado que la CICIG se financia con aportes voluntarios, resulta crucial que la ONU inste a los Estados Miembros a apoyar esta importante institución.  Estados Unidos, la Unión Europea y otros actores ya se han comprometido a mantener su asistencia. Esperamos que otros donantes también se comprometan a financiar a  la CICIG, y asegurar así que cuente con los recursos necesarios para continuar su tarea vital de búsqueda de justicia.

***

Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)

Fundación para el Debido Proceso (DPLF)

Guatemala Human Rights Commission (GHRC)

Impunity Watch Guatemala

Open Society Justice Initiative (OSJI)

Plataforma Internacional contra la Impunidad

Robert F. Kennedy Human Rights

Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA)