Organizaciones alertan sobre afectaciones a los derechos humanos durante conflicto en la UNAH
Publicación: 08.Julio.2016

Durante los últimos días, las organizaciones abajo firmantes, hemos seguido con preocupación la reacción de las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras ante los reclamos que realizan cientos de estudiantes universitarios. De manera particular, la violencia ocurrida en las instalaciones universitarias durante las protestas estudiantiles, la criminalización de varios estudiantes, así como lo relativo a la falta de espacios que permitan desarrollar un diálogo constructivo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha resaltado que “en una sociedad democrática el espacio urbano y público no es sólo un ámbito de circulación, sino también un espacio de participación”. En dicho espacio, el derecho a la libertad de expresión es fundamental para colocar en el debate público los intereses de los diferentes sectores de la sociedad, siendo la protesta social  una de las vías para situar las demandas sociales en las calles, ante el Estado y las y los ciudadanos.

La protesta social, como acción colectiva, debe ser respetada dentro del marco de la libertad de expresión, que es también una condición mínima para la vida en democracia.

Creemos que los derechos de los y las estudiantes deben ser respetados y garantizados, lo que implica que las autoridades deben abstenerse de recurrir al uso de la fuerza o a la criminalización de estudiantes como mecanismos para resolver la conflictividad.  Dichas medidas constituyen violaciones a las obligaciones internacionales que tiene Honduras.

Con base en lo anterior, exhortamos a las autoridades universitarias a que cesen en la represión y criminalización de la protesta, y que aseguren un diálogo respetuoso para resolver el conflicto universitario. Los centros de educación superior, como representantes de un espacio de educación público, debieran considerar un enfoque humanista de servicio a la sociedad, y responder a él basándose en el respeto a los derechos y libertades de asociación y reunión, de opinión y expresión; y de educación de las y los estudiantes.  La Universidad y el Estado deben ser un ejemplo de ejercicio de la democracia para toda la sociedad.

Firman:

Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)

Fundación para el Debido Proceso (DPLF)

Plataforma Internacional contra la Impunidad