Nicaragua: CIDH amplía protección a comunidades miskitas por riesgo inminente de ataques
Publicación: 12.Agosto.2016
Comunidades miskitas en Honduras, producto de los desplazamientos forzados. Fuente: Revista Confidencial.

San José, 12 de agosto de 2016.-  El pasado 8 de agosto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) decidió ampliar las medidas de protección a favor de las comunidades indígenas miskitas del atlántico nicaragüense. En esta ocasión la CIDH decidió extender las medidas a favor de las comunidades de Naranjal y Cocal, del territorio indígena miskitu Wanki Li Aubra; así como también para los y las defensoras de los derechos humanos integrantes del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (CEJUDHCAN).

Esto, producto de los ataques y violaciones a los derechos humanos de los que han sido objeto durante los últimos meses. Los antecedentes reunidos por CEJUDHCAN y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) —como organizaciones representantes ante la CIDH—, dan cuenta de una serie de vulneraciones que amenazan la vida y la integridad personal de los habitantes de esta zona. 

A la fecha, se calcula que al menos 3.000 personas de los territorios indígenas Wangki Twi-Tasba Raya, Li Aubra y Lilamni Tasbaika Kum han sido forzadas a dejar sus hogares, lo que significa casi una tercera parte de la población indígena total de estos territorios. 

La causa de estos desplazamientos forzados es la sucesión de numerosos actos de violencia de parte de personas no indígenas que han ocupado ilegalmente este territorio en la costa atlántica. Se han documentado varios secuestros, ataques armados a comunidades, asesinatos, ataques sexuales a mujeres indígenas, quemas de cosecha y hostigamiento, entre otros. 

“Este conflicto impacta en el desarrollo de los niños y niñas de la zona, que no pueden acceder a educación. A su vez, impide a las comunidades trabajar la tierra en la que viven y obtener sus alimentos para subsistir”, explicó Lottie Cunningham, presidenta de Cejudhcan.

La medida de protección para los pueblos indígenas miskitos, es la tercera que otorga la CIDH en menos de un año. Con esta última decisión, son 12 comunidades las que se encuentran bajo riesgo inminente, según notó la CIDH.

“Desde CEJUDHCAN y CEJIL exhortamos a las autoridades nicaragüenses a cumplir con sus obligaciones de proteger a los pueblos indígenas y garantizar sus derechos sin discriminación alguna. En especial, hacemos un llamado para que se establezcan canales de diálogo transparentes que permitan superar esta crisis lo antes posible”, declaró Marcia Aguiluz, directora del programa de CEJIL para Centroamérica y México, en representación de ambas organizaciones.