Medios de comunicación en riesgo ante crisis democrática hondureña
Publicación: 12.Diciembre.2017

San José, 12 de diciembre del 2017.- Desde el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) vemos con extrema preocupación el sabotaje a la torre y antena de transmisión de Radio Progreso, lo que refleja un nuevo episodio de violencia en la cruda crisis post-electoral que atraviesa Honduras.


El pasado 9 de diciembre, personal colaborador de la emisora encontró que los tensores —piezas que permiten que la torre de transmisión se mantenga de pie— fueron aflojados por personas desconocidas. Esto ha significado la caída de la torre, su ruptura y con ello la pérdida de señal en Tegucigalpa y otras zonas del país.


Estos ataques tienen una clara intención de obstaculizar la libertad de expresión de parte de quienes transmiten a través de la radioemisora y que han contribuido de manera responsable al debate público. Su rol es fundamental y necesario, particularmente, en un contexto en que la democracia hondureña se encuentra en riesgo. 


Radio Progreso ha visibilizado y denunciado las graves violaciones a derechos humanos cometidas en un contexto de violencia, represión y uso excesivo de la fuerza, que policías y militares han ejercido contra quienes se manifiestan pacíficamente en todo el país en rechazo al alegado fraude electoral, escenario que se vio agravado con la suspensión de la garantía fundamental de libre circulación durante 10 días decretada por el Gobierno de la República el 1 de diciembre de 2017.


Esta obstaculización del trabajo periodístico limita las posibilidades de la población de ser informados y acceder a otras perspectivas que contribuyan y enriquezcan el debate democrático. 


Las personas trabajadoras de la emisora cuentan con medidas de protección de parte de la CIDH desde el 2009 y cualquier acto en su contra aumenta su situación de riesgo. 


Desde CEJIL condenamos el ataque a la Radio Progreso, y exigimos una respuesta rápida y eficiente de parte del Ministerio Público, para que lleve a cabo una investigación acorde a los estándares internacionales. Asimismo, hacemos un llamado al Sistema Nacional de Protección, para que incremente las medidas de protección a favor de los trabajadores de manera que puedan continuar realizando sus labores en libertad y seguridad.