Más de 300 colectivos expresan preocupación sobre situación de DDHH ante Asamblea General de la OEA
En el marco de la 49 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, la Coalición de Organizaciones de Derechos Humanos de las Américas, realizó una intervención en el foro de sociedad civil. Conoce aquí lo que se presentó.
Publicación: 26.Junio.2019

Medellín, 26 de Junio, 2019.- La Coalición de Organizaciones de Derechos Humanos de las Américas agrupa a más de 300 colectivos que promueven y defienden los derechos humanos. Durante los últimos 25 años hemos acompañado los procesos interamericanos. Hoy manifestamos nuestra profunda preocupación por tres temas. Primero, las personas defensoras en nuestra región continuamos siendo víctimas de amenazas, agresiones, hostigamiento, estigmatización, criminalización, y asesinatos. Las situaciones en varios países, entre ellos Brasil, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Venezuela y Colombia -con por lo menos 155 asesinatos de personas defensoras el año pasado- hacen que Latinoamérica sea la región más peligrosa para defender derechos en el mundo.

Exigimos que los Estados garanticen el derecho a defender derechos a través de políticas públicas participativas, transparentes e integrales desde un enfoque interseccional, que incluyan la investigación y sanción de delitos en nuestra contra y atiendan las causas estructurales que nos generan riesgo. En este y otros espacios solicitamos que reconozcan la importancia de nuestra labor. Segundo, persisten serios desafíos para la consolidación del Estado de derecho y la democracia, entre ellos, la corrupción. Al respecto, solicitamos que se continúen apoyando los diversos esfuerzos emprendidos por el periodismo investigativo, la sociedad civil y mecanismos híbridos como la CICIG y MACCIH.

Tercero, instamos a los Estados a reafirmar su compromiso con el funcionamiento efectivo del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Sobre el financiamiento, aun respetando el compromiso de Cancún, nuestro sistema seguirá siendo el sistema internacional de protección de derechos con menos recursos en el mundo. Es imprescindible que los Estados aseguren que el Sistema Interamericano cuente con los recursos necesarios para garantizar la protección efectiva. Sobre las decisiones emitidas por el Sistema, existen serias deficiencias en su implementación, que genera una desprotección para todas las personas de la región. En términos de la participación de sociedad civil en los espacios interamericanos, solicitamos el acceso efectivo y sustantivo, en el que podamos plantear propuestas y preocupaciones y que estas sean consideradas por los Estados.

Por último, respecto la integración de la Comisión Interamericana, preocupa la falta de transparencia en los procesos de nominación a nivel nacional para garantizar personas candidatas con independencia, competencia y representatividad de género y otros criterios. Es inaceptable que, según el Panel Independiente de Expertos, sólo tres de las cinco personas candidatas cumplan con los requisitos convencionales para desempeñar el cargo. Exigimos mayor responsabilidad a los Estados al proponer sus candidaturas y les exhortamos a que no voten a personas que no son idóneas para integrar a la Comisión.

La Coalición de Organizaciones de Derechos Humanos de las Américas agrupa a más de 300 colectivos que promueven y defienden los derechos humanos. Durante los últimos 25 años hemos acompañado los procesos interamericanos. Hoy manifestamos nuestra profunda preocupación por tres temas. Primero, las personas defensoras en nuestra región continuamos siendo víctimas de amenazas, agresiones, hostigamiento, estigmatización, criminalización, y asesinatos. Las situaciones en varios países, entre ellos Brasil, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Venezuela y Colombia -con por lo menos 155 asesinatos de personas defensoras el año pasado- hacen que Latinoamérica sea la región más peligrosa para defender derechos en el mundo.

Exigimos que los Estados garanticen el derecho a defender derechos a través de políticas públicas participativas, transparentes e integrales desde un enfoque interseccional, que incluyan la investigación y sanción de delitos en nuestra contra y atiendan las causas estructurales que nos generan riesgo. En este y otros espacios solicitamos que reconozcan la importancia de nuestra labor. Segundo, persisten serios desafíos para la consolidación del Estado de derecho y la democracia, entre ellos, la corrupción. Al respecto, solicitamos que se continúen apoyando los diversos esfuerzos emprendidos por el periodismo investigativo, la sociedad civil y mecanismos híbridos como la CICIG y MACCIH.

Tercero, instamos a los Estados a reafirmar su compromiso con el funcionamiento efectivo del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Sobre el financiamiento, aun respetando el compromiso de Cancún, nuestro sistema seguirá siendo el sistema internacional de protección de derechos con menos recursos en el mundo. Es imprescindible que los Estados aseguren que el Sistema Interamericano cuente con los recursos necesarios para garantizar la protección efectiva. Sobre las decisiones emitidas por el Sistema, existen serias deficiencias en su implementación, que genera una desprotección para todas las personas de la región. En términos de la participación de sociedad civil en los espacios interamericanos, solicitamos el acceso efectivo y sustantivo, en el que podamos plantear propuestas y preocupaciones y que estas sean consideradas por los Estados.

Por último, respecto la integración de la Comisión Interamericana, preocupa la falta de transparencia en los procesos de nominación a nivel nacional para garantizar personas candidatas con independencia, competencia y representatividad de género y otros criterios. Es inaceptable que, según el Panel Independiente de Expertos, sólo tres de las cinco personas candidatas cumplan con los requisitos convencionales para desempeñar el cargo. Exigimos mayor responsabilidad a los Estados al proponer sus candidaturas y les exhortamos a que no voten a personas que no son idóneas para integrar a la Comisión.