Linda Loaiza, venezolana sobreviviente de violencia de género, hace historia en la Corte Interamericana de Derechos Humanos
Publicación: 16.Noviembre.2018

Caracas y Washington, D.C. 16 de noviembre, 2018.- Después de más de 17 años de espera, Linda Loaiza, mujer venezolana sobreviviente de tortura y otros abusos a manos de un criminal ha logrado un importante avance hacia la justicia afuera de las fronteras venezolanas que le fue negada en su país a través de un fallo emitido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) que encontró culpable al Estado Venezolano.

“Este triunfo de justicia solamente será efectivo cuando el Estado cumpla su sentencia, pero no me rendiré. Por años, he sido una imagen emblemática en la lucha contra la violencia física, sexual y psicológica que enfrentamos las mujeres en mi país. Esto me impulsó a seguir y sostener la lucha de otras como yo, como defensora de sus causas”, dijo Linda Loaiza, abogada venezolana.  “Hoy le puedo decir a las mujeres de Venezuela y de Latinoamérica que no han podido obtener justicia por las violaciones de sus derechos dentro de sus países que una reparación si es obtenible”.

En el fallo, publicado el día de hoy por la Corte Interamericana , concluyó que el Estado, por su inhabilidad en prevenir  o investigar los hechos mientras ocurrían, es responsable al posibilitar la esclavitud sexual y torturas de Linda Loaiza. Así, se califica por  primera vez como tortura  la violencia cometida en contra de una mujer cometida a manos de un particular dentro del Sistema Interamericano.

Por otra parte, se determinó que existía un marco normativo discriminatorio y que el uso de estereotipos en el proceso legal interno, que re victimizó a Linda Loaiza y  perjudicó sus posibilidades de conseguir justicia en fuero nacional.  La Corte reconoció que esto, aunado a la tipificación inadecuada del delito de tortura, influyó en una condena menor  a su agresor. Por último, la Corte consideró inefectivas las medidas de protección y la investigación de las amenazas y hostigamientos hacia Linda Loaiza López Soto, sus familiares y abogado.

Por lo que, en su sentencia ordenó continuar el proceso penal en curso y en su caso sancionar a los responsable por los hechos de tortura y violencia sexual y también de los responsables de obstaculizar la búsqueda de justicia. Asimismo, ordenó la adopción e implementación de protocolos para la investigación y atención integral de mujeres víctimas de violencia, la implementación de los Tribunales de Violencia contra la Mujer en cada capital de estado venezolano,  la incorporación al currículo nacional del Sistema Educativo Nacional, un programa de educación de género permanente bajo el nombre de “Linda Loaiza” y la de recopilación de datos y cifras vinculadas a los casos de violencia contra las mujeres en todo el territorio nacional. 

“Esta decisión por parte del Tribunal Interamericano sienta un precedente histórico en materia de violencia contra las mujeres y la discriminación a la que frecuentemente se enfrentan al acceder a la justicia”, señaló Elsa Meany, Abogada Senior del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, CEJIL. “La misma podría sentar las bases para que Venezuela lleve a cabo cambios estructurales en las leyes, políticas públicas y administración de justicia en cuanto a la prevención y sanción de violencias contra la mujer en Venezuela”.

Finalmente, la Corte Interamericana ordenó una reparación integral a Linda y a sus familiares, exigiendo que se sancionen de forma pronta y efectiva a los responsables por los hechos de tortura y violencia sexual de Linda Loaiza, al igual que se desarrolle una investigación y sanción dentro de un plazo razonable de tiempo a los funcionarios que no investigaron desde un primer momento lo que le sucedió.  

“Con este fallo se empieza a saldar la deuda pendiente en el caso de Linda y en el caso de miles de otras mujeres venezolanas que son victimizadas y atacadas cuando intentan alzar su voz”, dijo Liliana Ortega del COFAVIC, “El Estado ahora tiene suficientes herramientas como para garantizar que no se repitan semejantes hechos”.


Más información

Cuando Linda Loaiza tenía solamente 18 años de edad cuando fue secuestrada el 27 de marzo de 2001. En los meses de su cautiverio, sufrió abuso sexual, psicológico y físico; donde en condiciones inhumanas tuvo la valentía de escapar y denunciar estos actos. Sin embargo, su caso  no fue atendida de forma adecuada por las instancias judiciales en su país y fue víctima de estereotipos de género a través de un proceso judicial injusto. Tras un proceso de apelaciones internas, Linda Loaiza tuvo que acudir al Sistema Interamericano de Derechos Humanos para que su voz no fuera silenciada.  A través de su proceso, Linda Loaiza fue acompañada por el abogado Juan Bernardo Delgado, el Comité de Familiares de las Víctimas de Febrero y Marzo de 1989 (COFAVIC) al nivel nacional, y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), en instancias internacionales. Para más información, haz click aquí.