Lamentamos profundamente la muerte del defensor de DD.HH uruguayo Felipe Michelini
Publicación: 20.Abril.2020

Buenos Aires y Washington, D.C. 20 de abril, 2020.- Desde el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) lamentamos profundamente el fallecimiento el día de ayer de Felipe Michelini, defensor de derechos humanos de Uruguay y ferviente promotor de los derechos humanos y de la búsqueda de verdad y justicia para los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura de su país. Ante su partida, expresamos nuestro homenaje y reconocimiento por su integridad, cualidades personales y sus importantes contribuciones a la defensa de los derechos humanos en Uruguay y en las Américas.

Su experiencia de vida lo comprometió profundamente con la vida pública, y con el desarrollo de una carrera profesional dedicada a la democracia, la igualdad y la justicia desde la educación, la política y la defensa de los derechos humanos. Su trabajo estuvo centrado principalmente en el Uruguay, pero estas experiencias lo llevaron a contribuir en el ámbito regional e internacional.

Felipe Michelini fue profesor de derechos humanos, diputado por el Frente Amplio, subsecretario y ministro interino de Educación y Cultura y, hasta muy recientemente, Coordinador del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia, el cual fue responsable en los últimos años de promover la búsqueda de personas desaparecidas, la investigación de las graves violaciones a los derechos humanos, y el acceso y sistematización de archivos con el fin de apoyar los procesos de verdad y justicia de Uruguay. Entre sus destacados aportes internacionales, resaltamos su trabajo como integrante del equipo técnico de la Comisión de la Verdad de El Salvador y su compromiso con la Corte Penal Internacional, especialmente en su calidad de integrante del Consejo de Dirección del Fondo Fiduciario de la Corte Penal Internacional en beneficio de las víctimas.

Con su reconocido compromiso e integridad personal, Felipe Michelini contribuyó enormemente a procesos de reflexión que continúan aun hoy sobre las graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante la última dictadura uruguaya y aportó a impulsar, tanto desde las ideas, la educación, como desde la acción, procesos de memoria, justicia y reparación necesarios en su país.

En esta rica trayectoria, Felipe Michelini fue un amigo, un colega y un aliado para CEJIL. Ese vínculo se inició durante los primeros años del CEJIL, cuando Felipe fungió como representante de la organización desde Montevideo y ayudó a gestar muchas de las alianzas y trabajos que se sostienen hasta hoy. Desde entonces, Felipe Michelini representó siempre un referente y aliado para nuestro trabajo en el país y la región.

Su partida es una enorme pérdida para el movimiento de derechos humanos de Uruguay y de la región, más sus aportes quedan con nosotros y seguirán contribuyendo a la incansable lucha de muchas personas por la democracia, la igualdad, la verdad, la justicia y la reparación.

Acompañamos a la distancia a su esposa, su hijo, sus familiares y amistades.