Indultada una de las 17 mujeres de El Salvador
Hoy se le ha otorgado el indulto a Carmen Guadalupe, una de las 17 mujeres injustamente encarceladas en El Salvador por razones obstétricas. El plenario de la Asamblea Legislativa de El Salvador, ha anunciado el fallo esta tarde. El indulto es un paso hacia adelante para asegurar que el Estado cumpla sus obligaciones en materia de respeto y garantía de los derechos de las mujeres. Pero aún falta mucho para efectuar estos compromisos.CEJIL espera que, tras seis años de cárcel, la liberación de Carmen Guadalupe sea inmediata.
Publicación: 21.Enero.2015
Indultada una de las 17 mujeres de El Salvador
San José, Costa Rica 21 de enero del 2015.- Hoy se le ha otorgado el indulto a Carmen Guadalupe, una
de las 17 mujeres injustamente encarceladas en El Salvador por razones obstétricas. El plenario de la
Asamblea Legislativa de El Salvador, ha anunciado el fallo esta mañana. CEJIL espera que, tras seis años
de cárcel, la liberación de Carmen Guadalupe sea inmediata.
A los 18 años de edad Carmen Guadalupe quedó embarazada producto de una violación. Debido a
complicaciones en el embarazo el parto se adelantó y tuvo que ser trasladada al Hospital Nacional de
San Bartolo cuyo personal la denunció por aborto. Fue interrogada sin asistencia jurídica mientras
estaba hospitalizada. Aunque no se presentó prueba alguna que estableciera de manera clara y precisa
que ella causó la muerte del recién nacido y se estableció por medio de una autopsia de forma
concluyente que la causa de muerte era indeterminada, la víctima fue injustamente condenada a 30
años de prisión. Actualmente tiene 23 años y lleva presa desde el 2007.
Carmen Guadalupe forma parte de un grupo de 17 mujeres cumpliendo condenas penales en El Salvador
debido a complicaciones obstétricas.  En la actualidad, El Salvador es uno de los siete países de América
Latina y el Caribe en los que el aborto está absolutamente prohibido por ley. Esto significa que no
existen excepciones a esta prohibición, ni siquiera en casos que peligre la vida de la mujer o que haya un
embarazo producto de una violación.
Esta legislación es contraria a la obligación del Estado de respetar y garantizar los derechos de las
mujeres a la salud, a la vida así como su derecho a vivir una vida libre de violencia y discriminación. A su
vez, la condena impuesta sobre Carmen Guadalupe y las demás mujeres violaron sus derechos a la
presunción de inocencia. En varias instancias, existió una desidia por parte de la defensa que ni siquiera
reconoció el nombre de los defendidos.
Asimismo, la decisión presenta una oportunidad importante para víctimas injustamente encarceladas
por perder un embarazo. De acuerdo al Consejo Criminológico Nacional, solo cuatro de las 17 fueron
consideradas para un indulto porque sus hijos sobrevivieron las emergencias. Las 11 restantes –cuyos
hijos murieron–,  fueron consideradas un riesgo, por la posibilidad de una reincidencia en el crimen
debido a su nivel educativo y a la situación de pobreza en la que vivían.
“El indulto es un paso hacia adelante para asegurar que el Estado cumpla sus obligaciones en materia de
respeto y garantía de los derechos de las mujeres. Pero aún falta mucho para efectuar estos
compromisos. Las mujeres víctimas de problemas de salud debido a emergencias obstétricas no
merecen ser interrogadas, esposadas y arrestadas“, dijo Marcia Aguiluz, Directora del Programa para
Centroamérica y México de CEJIL. “Tampoco merecen ser re-victimizadas y estigmatizadas por su perfil
socioeconomico. Exigimos que el resto de víctimas salgan en libertad inmediatamente

San José, Costa Rica 21 de enero del 2015.- Hoy se le ha otorgado el indulto a Carmen Guadalupe, una de las 17 mujeres injustamente encarceladas en El Salvador por razones obstétricas. El plenario de la Asamblea Legislativa de El Salvador, ha anunciado el fallo esta tarde. CEJIL espera que, tras seis años de cárcel, la liberación de Carmen Guadalupe sea inmediata.

A los 18 años de edad Carmen Guadalupe quedó embarazada producto de una violación. Debido a complicaciones en el embarazo el parto se adelantó y tuvo que ser trasladada al Hospital Nacional de San Bartolo cuyo personal la denunció por aborto. Fue interrogada sin asistencia jurídica mientras estaba hospitalizada. Aunque no se presentó prueba alguna que estableciera de manera clara y precisa que ella causó la muerte del recién nacido y se estableció por medio de una autopsia de forma concluyente que la causa de muerte era indeterminada, la víctima fue injustamente condenada a 30 años de prisión. Actualmente tiene 23 años y lleva presa desde el 2007.

Carmen Guadalupe forma parte de un grupo de 17 mujeres cumpliendo condenas penales en El Salvador debido a complicaciones obstétricas.  En la actualidad, El Salvador es uno de los siete países de América Latina y el Caribe en los que el aborto está absolutamente prohibido por ley. Esto significa que no existen excepciones a esta prohibición, ni siquiera en casos que peligre la vida de la mujer o que haya un embarazo producto de una violación.

Esta legislación es contraria a la obligación del Estado de respetar y garantizar los derechos de las mujeres a la salud, a la vida así como su derecho a vivir una vida libre de violencia y discriminación. A su vez, la condena impuesta sobre Carmen Guadalupe y las demás mujeres violaron sus derechos a la presunción de inocencia. En varias instancias, existió una desidia por parte de la defensa que ni siquiera reconoció el nombre de los defendidos.

Asimismo, la decisión presenta una oportunidad importante para víctimas injustamente encarceladas por perder un embarazo. De acuerdo al Consejo Criminológico Nacional, solo cuatro de las 17 fueron  consideradas para un indulto porque sus hijos sobrevivieron las emergencias. Las 11 restantes –cuyos hijos murieron–,  fueron consideradas un riesgo, por la posibilidad de una reincidencia en el crimen debido a su nivel educativo y a la situación de pobreza en la que vivían.

“El indulto es un paso hacia adelante para asegurar que el Estado cumpla sus obligaciones en materia de respeto y garantía de los derechos de las mujeres. Pero aún falta mucho para efectuar estos compromisos. Las mujeres víctimas de problemas de salud debido a emergencias obstétricas no merecen ser interrogadas, esposadas y arrestadas“, dijo Marcia Aguiluz, Directora del Programa para Centroamérica y México de CEJIL. “Tampoco merecen ser re-victimizadas y estigmatizadas por su perfil socioeconomico. Exigimos que el resto de víctimas salgan en libertad inmediatamente.”