Hacia un balance de género en la Corte Interamericana de Derechos Humanos: un logro dentro de la resolución de derechos humanos de la Asamblea General de la OEA
26.Octubre.2020

El próximo año se celebrarán elecciones de nuevas personas integrantes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En total en los órganos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos se abrirán siete vacantes, tres en la CIDH y 4 en la Corte IDH, lo que significa que incrementa las posibilidades para que se nominen y elijan candidatos y candidatas que impacten desde sus distintas perspectivas y experticias sobre los derechos humanos y el desarrollo de la democracia en los países de nuestro continente.

Para asegurar que estas decisiones surjan a partir una visión equilibrada que refleje la diversidad de nuestra región, desde 2016 la Asamblea General de la OEA ha incorporado en sus resoluciones medidas que exhortan a los Estados a la nominación y elección de personas imparciales, de reconocida competencia y trayectoria en materia de derechos humanos, y que aporten diversidad cultural, legal y balance de género a la integración de los órganos del Sistema Interamericano. Estas medidas han sido un reclamo de muchos años por parte de la sociedad civil de la región usuaria del Sistema Interamericano. Estas resoluciones han resaltado, a su vez, la   importancia   de que exista una   cuidadosa evaluación de las personas candidatas por parte del Consejo Permanente de la OEA, por medio de la realización de presentaciones públicas de las personas candidatas antes de su elección a efectos de dar a conocer con mayor profundidad su visión, propuestas e iniciativas en ocasión que resultaran electos o electas. A su vez, en la resolución aprobada durante la Asamblea General de 2017 se incorporó un pedido para que la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos (CAJP) realice el seguimiento de la aplicación de los criterios de igualdad y representación equilibrada durante los procesos de nominación y elección, y remitiera un informe al Consejo Permanente al respecto. Así, la resolución se mantuvo en el 2018 y el 2019. En los últimos años, se han llevado a cabo las presentaciones públicas de las personas candidatas ante el CP de la OEA, situación que debería convertirse en una práctica permanente.

Este año, en la resolución sobre Promoción y Protección de Derechos Humanos , la Asamblea General indicó de forma más definitiva que los Estados miembros deberán asegurar la paridad de género en la composición de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La decisión supone un gran logro para las mujeres de la región ya que el Tribunal Interamericano ha sido sujeto a análisis y escrutinio por la constante ausencia de mujeres en su composición. De hecho, desde su establecimiento en 1979, de los 39 jueces-zas que han formado parte de la Corte Interamericana, sólo cinco han sido mujeres y, en su composición actual, sólo una mujer ejerce funciones como jueza. Asimismo, supone un logro para el derecho a la igualdad de todas las personas y un avance para la garantía de acceso a la justicia, ya que la representatividad de género fortalece la legitimidad y el impacto del Tribunal. De la misma forma, la resolución mantiene la insistencia en que los Estados garanticen al mismo tiempo el cumplimiento de los requisitos de independencia, imparcialidad y competencia reconocida en la esfera de los derechos humanos.


De cara a las elecciones del 2021, sin duda la resolución hará un aporte en cambiar la foto de la Corte que actualmente se mantiene en las páginas web, las paredes y los estrados de la sede en San José, Costa Rica. Es sumamente alentador además que el Secretario General de la OEA  especificara que se considerará fuertemente el tema de género dentro de la convocatoria de la Corte Interamericana. 

Una resolución que promueva la paridad de género es un logro inigualable para un órgano responsable de emitir jurisprudencia frente a tantas situaciones de violencia de género, tortura, y otros temas que afectan a las mujeres de la región, ofreciendo un reflejo y quizás un consuelo para las víctimas que luchan por décadas y que expresa que no solamente están siendo escuchadas sino también entendidas. Pero la CIDH juega un rol fundamental también en la protección de derechos y el acceso a la justicia y le son aplicables las mismas condiciones respecto de la importancia de la diversidad y representatividad en su integración.

La Resolución adoptada en 2020, hace referencia a la sección sobre “Integración equilibrada en género y con representatividad geográfica y de los diferentes sistemas jurídicos” de la resolución AG/RES. 2941 (XLIX-O/19), “Promoción y protección de derechos humanos”, del 28 de junio de 2019, cuya práctica se mantiene en tanto en el año en curso existan elecciones “de quienes vayan a desempeñarse como juez/a de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y comisionado/a de la CIDH”. En las elecciones que se avecinan, cabe esperar que los Estados tengan en cuenta los criterios para la elección de integrantes de la CIDH y Corte IDH, y que el CP y la CAJP continúen con sus mandatos.

Enfrentados a un escenario pos-pandemia, en donde el proceso de recuperación requerirá la máxima participación de todos y todas para tejer un nuevo mundo más equitativo, será importante conocer a profundidad las personas que se postulen a la Corte y a la Comisión y garantizar una integración que sea paritaria y representativa de la diversidad de la región. En ese sentido, reiteramos la importancia de que los Estados tengan en cuenta los criterios expresados desde 2016 en las resoluciones de la Asamblea General de la OEA y que se sostengan los procesos que permitan una participación amplia y mayor publicidad a la selección de personas candidatas, incluyendo la realización de una plenaria en donde las personas candidatas puedan dialogar con el Consejo Permanente y las Organizaciones de Sociedad Civil de la región además de un informe que orfrezca un balance de lo presentado.