Ex-detenido de Guantánamo pide a la Comisión de Derechos Humanos acabar con los abusos cometidos por los Estados Unidos
“He tenido el privilegio de tener un asesor legal que presentó mi caso de habeas ante la Corte de los Estados Unidos, pero nunca he tenido la oportunidad de litigar el caso y limpiar mi nombre. Cuando fui liberado de Guantánamo me enviaron a Argelia en un avión, esposado y con los ojos vendados, y nunca recibí una reparación de ningún tipo por los años que he perdido, ni siquiera una disculpa”, ex-detenido de Guantánamo Djamel Ameziane.
Publicación: 16.Octubre.2015

Washington D.C. y Nueva York, miércoles 30 de septiembre del 2015.- Hoy, el Centro por los Derechos Constitucionales (CCR, por sus siglas en inglés) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL, por sus siglas en inglés) instaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a declarar que Estados Unidos violó los derechos humanos del ex detenido de Guantánamo Djamel Ameziane y a determinar las reparaciones pertinentes, incluida una indemnización adecuada. Éste es el primer caso en el que la CIDH decidirá sobre el fondo de las demandas contra los Estados Unidos, derivadas de la prisión de Guantánamo.

Ameziane, ciudadano argelino, fue detenido sin cargos en Guantánamo por casi 12 años, durante este tiempo fue sometido a tortura física y psicológica y otras violaciones de los derechos humanos. Aunque en el 2008 los Estados Unidos admitieron que no había justificación militar para la detención de Ameziane, este nunca tuvo la oportunidad de impugnar la legalidad de su detención en tribunales estadounidenses. El gobierno convenció al tribunal a no atender su caso basado en sus repetidas promesas las cuales se mantuvieron en secreto de la CIDH y del públicode que iba a ser puesto en libertad. Pero los Estados Unidos continuaron deteniéndolo arbitrariamente durante varios años a pesar de las expresiones de interés por parte de otros países de acogerlo.

“El tiempo que pasé en Guantánamo fue el momento más difícil de mi vida. Fui torturado física y psicológicamente, y durante muchos años sometido a un trato degradante y humillante sin ningún derecho. Siempre me dijeron que la comida que estaba comiendo, la ropa que llevaba, el agua que estaba bebiendo en Guantánamo no son derechos, son privilegios”, afirmó el peticionario Djamel Ameziane.

“He tenido el privilegio de tener un asesor legal que presentó mi caso de habeas ante la Corte de los Estados Unidos, pero nunca he tenido la oportunidad de litigar el caso y limpiar mi nombre. Cuando fui liberado de Guantánamo me enviaron a Argelia en un avión, esposado y con los ojos vendados, y nunca recibí una reparación de ningún tipo por los años que he perdido, ni siquiera una disculpa”.

En diciembre del 2013, los Estados Unidos forzosamente devolvieron a Ameziane a Argelia, su país de origen, de donde había huido por la violencia a principios de 1990, y en donde temía sufrir persecución tomando en cuenta varios factores, incluyendo su condición de minoría étnica, como bereber. El traslado violó una serie de medidas cautelares dictadas por la CIDH que exigían a Estados Unidos proteger a Ameziane de abusos contra los derechos humanos, incluyendo el requisito de que no se le “transfiere o retire a un país donde hay considerables [peligros] de ser sometido a tortura u otros malos tratos”. El evidente desacato de Estados Unidos ante la CIDH es una de las bases de la demanda de Ameziane por la responsabilidad estatal agravada ante los abusos de derechos humanos que sufrió.

“En los siete años que hemos litigado este caso, los Estados Unidos no se han cuestionado seriamente las afirmaciones de Djamel Ameziane, incluyendo los esfuerzos por ocultar su aprobación para el traslado y otros hechos materiales de la CIDH”, manifestó el abogado senior del Centro por los Derechos Constitucionales, J. Wells Dixon. “Tampoco hay duda de que los Estados Unidos le han negado, a los detenidos como Ameziane, una reparación por las violaciones de derechos humanos que sufrieron en Guantánamo. Esperamos que la CIDH y los estados miembros de la OEA proporcionen una solución y combatan la impunidad por los abusos en Guantánamo”.

La CIDH es un órgano de derechos humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA). Recibe e investiga denuncias de violaciones de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, de la cual Estados Unidos es parte, y aceptó jurisdicción sobre el caso desde abril de 2012. Anteriormente, en 2006 y 2011, la CIDH emitió dos resoluciones que determinaban que los EE.UU. causaron un daño irreparable a los detenidos y que Guantánamo debía cerrarse inmediatamente. Además, en una declaración conjunta emitida en 2014 por el Relator Especial de la ONU sobre la tortura, otras agencias de la ONU, y la Comisión, se instó a Estados Unidos a “adoptar todas las disposiciones legislativas, administrativas, judiciales, y cualquier otro tipo de medidas necesarias para enjuiciar, con pleno respeto al derecho al debido proceso, los individuos detenidos en Base Naval de Guantánamo o, en su caso, para proporcionar su liberación inmediata o transferir a un tercer país”. En agosto de 2015, la CIDH emitió un informe temático titulado "Hacia el cierre de Guantánamo" que discutió el caso de Ameziane ampliamente y detalló las violaciones de derechos humanos en Guantánamo.

“A pesar de las promesas hechas hace siete años, Guantánamo sigue abierta”, señaló Viviana Krsticevic, Directora Ejecutiva de CEJIL, “El caso de Ameziane da a la CIDH una oportunidad para hacer una decisión histórica sobre el derecho al recurso judicial y reparación para los detenidos de Guantánamo que fueron objeto de tortura y discriminación. Es hora de que el gobierno de los Estados Unidos cumpla con su compromiso de cerrar Guantánamo, que se ha convertido en un símbolo de la injusticia y de las políticas antiterroristas fallidas”.

Para leer la presentación de hoy y obtener más información sobre el trabajo del Centro por los Derechos Constitucionales en el caso Ameziane, así como otros documentos relacionados con su litigio ante la CIDH, visite Ameziane v. Obama / Ameziane v. Estados Unidos página del caso.