Estado de Nicaragua vuelve a mostrar su falta de interés por los derechos humanos
Publicación: 07.Diciembre.2016

Ciudad de Panamá, 7 de diciembre del 2016.- Una vez más, el Estado de Nicaragua no acudió a la audiencia solicitada por organizaciones de la sociedad civil, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Ningún representante del Estado nicaragüense respondió a la convocatoria del órgano regional, ausentándose —como ya hicieran en el Periodo de Sesiones anterior— de la audiencia sobre la situación de los derechos humanos de las mujeres, niñas y adolescentes en el país.

Por su parte, IPAS Centroamérica, el Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua (MAM) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), denunciaron el actual deterioro de los derechos de las mujeres en Nicaragua y cómo éste se ubica en un contexto de retroceso en la institucionalidad democrática del país.

Como evidencia de este deterioro, se expuso que existe un cambio sustancial en la ruta de acceso a la justicia, que ha conllevado al total desamparo de las víctimas de violencia de género. Ello evita que se interponga la denuncia y obvia la existencia de las relaciones de poder dentro de la dinámica del ciclo de la violencia, exponiendo a su vez a las mujeres a un mayor riesgo de sufrir otra agresión. Peor aún la Policía Nacional no quiere registrar los crímenes violentos en contra de mujeres o femicidios, lo cual ha conllevado a la invisibilización y ocultamiento de la magnitud y severidad de violencia.

Las peticionarios informaron a la Comisión que en Nicaragua la ley penaliza totalmente el aborto y la Corte Suprema de Justicia tiene 10 años sin responder a recursos por inconstitucionalidad en contra de esta penalización. En casos de violencia sexual entre 2006 y 2015, ocho de cada diez eran menores de 17 años. En el año 2015, se reportaron 15 violaciones diarias, de los cuales el 83.5 % corresponden a personas menores de 17 años y el 64% a niñas de 0 a 13 años. La violencia sexual contra niñas trae consigo el embarazo y la maternidad forzada. Entre el 2000 y 2009 se pasó de 1.066 nacimientos al año en niñas de 10 a 14 años, a 1.577, evidenciando un aumento del 47.9%. En cuanto a la situación de las adolescentes, señalaron en la audiencia que Nicaragua sigue ostentando el primer lugar en Latinoamérica, con embarazos en adolescentes.

En un país donde se estima que 10.000 niñas son violadas cada año, donde un 8% de la población femenina ha sido víctima de violación y 1.600 niñas de 10 a 14 años dan a luz anualmente, la situación de impunidad “va más allá de cualquier medida”, afirmó la relatora sobre los Derechos de las Mujeres, Margarette May Macualay.

Por su parte, la relatora de Nicaragua y sobre los Derechos de la Niñez, Esmeralda A. de Troitiño, expresó que la realidad mostrada por las organizaciones peticionarias le había impactado profundamente “porque representa una necesidad de destacar la protección que requieren nuestras niñas y adolescentes en nuestro continente y muy particularmente en Nicaragua”.

Ante la ausencia del Estado, las organizaciones solicitaron a la CIDH que visitara Nicaragua para poder investigar in situ la realidad expuesta durante la audiencia.