Corte ordena libertad inmediata de Alfonso Martín del Campo Dodd
La Suprema Corte de Justicia de México ordenó ayer la libertad inmediata de Alfonso Martín del Campo Dodd, acusado por el asesinato de su hermana y cuñado en 1992 y sentenciado a 50 años de prisión. La Corte consideró que el acusado fue torturado para extraer la confesión de los homicidios, lo cual violó sus derechos, tal y como lo había manifestado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el 2009.
Publicación: 19.Marzo.2015

Washington, D.C. 19 de Marzo de 2015.-La Suprema Corte de Justicia de México ordenó la libertad inmediata de Alfonso Martín del Campo Dodd, acusado por el asesinato de su hermana y cuñado en 1992 y sentenciado a 50 años de prisión.

La Corte consideró que el acusado fue torturado para extraer la confesión de los homicidios, lo cual violó sus derechos, tal y como lo había manifestado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el 2009.

El 29 de mayo de 1992 agentes de la policía mexicana arrestaron al señor Alfonso Martín del Campo Dodd, sometiéndole a torturas y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes con el objeto de hacerle confesar el homicidio de su hermana Juana Patricia Martín del Campo Dodd y su cuñado Gerardo Zamudio Aldaba, cometido la noche anterior.

“Un poder judicial no debe valerse del uso de la tortura por agentes del estado para extraer declaraciones”, dijo Viviana Krsticevic, Directora Ejecutiva del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, CEJIL. “La liberación del señor Martín del Campo avanzará la causa en contra de una práctica generalizada en México –como ha sido expuesta recientemente por el Relator Especial de la ONU contra la tortura— que pone en peligro a la justicia”.

A pesar de que denunció ante un juez el mal trato, los hechos de tortura no fueron investigados. Martín del Campo fue condenado y ha permanecido privado de libertad durante más de 23 años.

En el 2009 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publicó un informe acerca del caso en el cual ratificó que el Sr. Martín del Campo había sido detenido arbitrariamente el 30 de mayo de 1992 y sometido a torturas y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes por policías judiciales de la Ciudad de México. En el mismo, la CIDH reiteró al Estado mexicano que impulsara la anulación de la confesión obtenida bajo tortura y de todas las actuaciones derivadas de ella; que revisara el proceso judicial contra la víctima; y exigió la liberación inmediata de Martín del Campo.

Tras el dictamen de la Suprema Corte de Justicia, se espera que el Sr. Martín del Campo salga de la prisión prontamente.