Corte Interamericana dicta medidas de protección a favor de privados de libertad venezolanos
Publicación: 28.Agosto.2009

La Corte Interamericana de Derechos Humanos concedió, el 13 de enero, medidas de protección para los privados de libertad del Internado Judicial de Monagas “la Pica”, en Venezuela.

La organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones y CEJIL solicitaron el 21 de diciembre de 2005 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pedir a la Corte IDH el otorgamiento de medidas provisionales a favor de las personas internas en “la Pica”, dada la grave situación de violencia y de deterioro de las condiciones carcelarias que se vive en este centro de reclusión.

En atención a esta petición, la CIDH solicitó a la Corte IDH, el 29 de diciembre, medidas provisionales para proteger la vida e integridad personal de los reclusos de “la Pica”, dichas medidas fueron otorgadas el día de hoy, por el presidente de la Corte, el juez Sergio García Ramírez.

La CIDH informó a la Corte que en el 2005 murieron 43 internos, víctimas de actos de violencia en ese centro de detención y otros 25 resultaron heridos. Algunos de los factores que generan esta situación de gravedad y riesgo para los internos son “el hacinamiento, la falta de separación de internos por categorías, las deficientes condiciones sanitarias, físicas y de seguridad a las que se encuentran sometidos los internos, esto sumado a la carencia de personal debidamente calificado y entrenado”, afirmó la Comisión. También señaló que la situación se ve agravada por la falta de control en el ingreso y posesión de armas en el centro penitenciario.

La mayoría de las muertes, dentro del centro penal fueron ocasionadas por heridas de arma de fuego. Familiares de algunos internos fallecidos señalaron a los miembros de la Guardia Nacional y a los vigilantes del Internado como autores de las muertes. Las celdas colectivas están construidas para albergar a 7 personas, pero en cada una se encuentran 15 internos, los cuales no tiene camas, ni cobijas, duermen en el suelo y algunos lo hacen en pedazos de goma de espuma. Los actos de violencia y amenazas entre internos son frecuentes y las autoridades no han adoptado medidas para resolver está situación.

El Estado comunicó a la Corte que está implementando medidas con el objetivo de proteger la vida e integridad física de los privados de libertad. Algunas acciones que llevan a cabo son: la creación de una Comisión Presidencial para Atender la Emergencia Carcelaria, consignación de fondos para mejorar la infraestructura del Internado, ejecución de requisas en busca de armas, mejoras en la alimentación y en los servicios de salid de las internos. También aseguró que se investigan los actos de violencia ocurridos en “La Pica”. Sin embargo el Estado reconoció que la situación del centro penal es crítica.

La Corte decidió que el Estado venezolano debe mantener y profundizar las medidas que ya está adoptando. Además debe adoptar las medidas complementarias necesarias para evitar en forma eficiente y definitiva la violencia en dicho centro penitenciario, para que no muera, ni se afecte la integridad personal de los privados de libertad, ni de ninguna otra persona que se encuentre en el internado. Asismimo, la Corte señaló que el Estado debe diseñar y aplicar una política penitenciaria de prevención de situaciones críticas, como las que motivan estas urgentes medidas.

El Estado debe informar a la Corte a más tardar el 23 de enero sobre las medidas provisionales que haya adoptado en cumplimiento de esta resolución del alto tribunal, y cada dos meses deberá informar al alto tribunal, sobre este tema. CEJIL espera que el Estado venezolano lleve a cabo estas acciones a la mayor brevedad posible y que de esta manera honre sus compromisos internacionales en beneficio de los privados de libertad de “La Pica”.

Vale recordar que las resoluciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos son de cumplimiento obligatorio para los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) que han aceptado su competencia.