Corte IDH: Guatemala debe garantizar justicia por caso Molina Theissen e identificar el paradero de Marco Antonio
Publicación: 17.Abril.2019

San José, 17 de abril de 2019.- Tras la audiencia de supervisión del caso Molina Theissen, celebrada el pasado 11 de marzo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) emitió su resolución con respecto al nivel de cumplimiento de la sentencia dictada en 2004 por las graves violaciones de derechos humanos cometidas contra el niño Marco Antonio Molina Theissen y su familia en el marco del conflicto armado interno.

A casi 15 años de emitida la sentencia, la resolución del Alto Tribunal indica que el Estado de Guatemala continúa en deuda con respecto a la investigación, juzgamiento y sanción de todas las personas responsables por la desaparición de Marco Antonio, así como por la identificación de su paradero y la entrega de sus restos. 

Si bien el Tribunal valora la condena del 23 de mayo de 2018 en contra de tres ex militares responsables por la desaparición de Marco Antonio como un avance importante en materia de justicia, reconoce que esta sentencia aún no se encuentra firme. En cambio, indica que ésta se ve amenazada por iniciativas como la 5377 que busca reformar la Ley de Reconciliación Nacional para otorgar una amnistía general por crímenes del conflicto armado interno. 

Tras conocer esta iniciativa durante la audiencia de supervisión, la Corte IDH requirió al Estado de Guatemala interrumpir y archivar el trámite legislativo que pretendía reformar la Ley de Reconciliación Nacional; sin embargo, hasta la fecha, la iniciativa no se archivado.

En esta línea, la resolución del Tribunal Interamericano concluye que el Estado de Guatemala debe avanzar con su obligación de investigar efectivamente los hechos, con el fin de identificar, juzgar y sancionar a los autores materiales e intelectuales de la desaparición forzada de Marco Antonio Molina Theissen que aún se mantienen impunes, así como implementar las acciones necesarias para concluir el proceso penal en curso y afirmar las condenas contra los militares.

Por otra parte, la Corte IDH indica que, a 37 años de los hechos, el Estado de Guatemala ha incumplido su obligación de localizar y entregar los restos mortales de Marco Antonio Molina Theissen a sus familiares. A la fecha, el Estado sigue sin desarrollar y ejecutar un plan de búsqueda para cumplir con esta medida.

“Han pasado más de 37 años desde la desaparición de nuestro niño y el Estado de Guatemala no ha hecho absolutamente nada para cumplir con su obligación de localizar y entregarnos los restos de Marco Antonio. Esperamos que, con esta resolución de la Corte, se tomen las medidas necesarias para encontrarlo y darle una sepultura digna como todo ser humano merece. De esta forma, quizá, nos sea posible empezar a cerrar un duelo extremadamente largo y doloroso, sobre todo a nuestra madre que vive para encontrar a su hijo.”, afirmó Ana Lucrecia Molina Theissen, hermana de Marco Antonio. 

Por su parte, Claudia Paz y Paz, directora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) para Centroamérica y México, sostuvo “la resolución de la Corte IDH deja expuestas las enormes deudas del Estado de Guatemala con la familia Molina Theissen y con miles de víctimas del conflicto armado interno. Como representantes de ésta familia, exigimos que el Estado avance inmediatamente con el cumplimiento de las medidas pendientes y priorice la garantía de la verdad y la justicia, sobre la instalación de la impunidad y el olvido”. 

Adicionalmente, el Tribunal indica en su resolución que el Estado debe “facilitar todos los medios necesarios para proteger a los operadores de justicia, investigadores, testigos y familiares de las víctimas de hostigamientos y amenazas que tengan como finalidad entorpecer el proceso y evitar el esclarecimiento de los hechos y encubrir a los responsables de los mismos”. 

Otras medidas pendientes de cumplimiento son 1) crear un procedimiento expedito que permita obtener la declaración de ausencia y presunción de muerte por desaparición forzada y 2) adoptar las medidas necesarias para crear un sistema de información genética que permita la determinación y esclarecimiento de la filiación de los niños y niñas desaparecidas y su identificación.