Corte IDH exige ingreso a cárceles para revisar situación de presos/as políticos/as en Nicaragua
Publicación: 22.Mayo.2019

San José, 22 de mayo de 2019.- El 21 de mayo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) otorgó medidas provisionales para 17 personas privadas de libertad de manera arbitraria en Nicaragua, en el contexto de la crisis democrática y de derechos humanos que se desató en el país el 18 de abril de 2018.

Dentro del grupo de personas con medidas de protección especial se encuentra el defensor de derechos humanos Ricardo Baltodano, detenido en su casa, por al menos 30 policías, el 15 de septiembre de 2018, en respuesta a su participación en las manifestaciones ciudadanas en contra de las violaciones de derechos humanos cometidas contra la población.

Para Claudia Paz y Paz, directora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), organización representante de Baltodano ante la Corte IDH, “es fundamental que estas personas puedan tener el beneficio de penas alternativas a la privación de libertad en la máxima brevedad posible dado que, aparte de que sufren condiciones carcelarias sumamente precarias, son personas encarceladas de manera arbitraria y que, en algunos casos, padecen enfermedades, por lo que el deterioro de su condición es un riesgo muy alto”.

En este sentido, el Tribunal Interamericano constata en su resolución la existencia de procesos judiciales llevados a cabo en contra de aquellas personas que habrían participado en las protestas, así como la instauración de procesos penales infundados y desproporcionados, y la práctica generalizada de dictar prisión preventiva de manera automática en estos casos. 

En su resolución, el Alto Tribunal además requiere que Nicaragua “adopte de forma inmediata las medidas necesarias para proteger eficazmente la salud, vida y la integridad personal” de estas personas y le exige al Estado dar respuesta a las demandas a la brevedad.

En particular, el Tribunal dispone que Nicaragua acceda a que una delegación de la Corte IDH realice cuanto antes una visita a las cárceles “La Esperanza” y “La Modelo”, así como otros lugares donde se puedan encontrar las personas beneficiarias. Esto, con el fin de recabar información por parte de personas privadas de libertad y diversas autoridades estatales respecto de su situación y el riesgo que pueda presentar.

Asimismo, la Corte IDH recuerda en su resolución que “la prevalencia de los derechos humanos en un Estado democrático, se sustenta en gran medida, en el respeto y la libertad que se brinda a las personas defensoras de derechos humanos en sus labores” y recalca la obligación del Estado “no sólo crear las condiciones legales y formales, sino también garantizar las condiciones fácticas en las cuales los defensores de derechos humanos puedan desarrollar libremente su función”.

El Alto Tribunal le recuerda a Nicaragua que “la seguridad ciudadana no puede basarse en un paradigma de uso de la fuerza que apunte a tratar a la población civil como el enemigo”. En este sentido, Claudia Paz y Paz remarca: “El ingreso de órganos internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos es una demanda que las organizaciones avalamos, pues creemos indispensable el monitoreo internacional para dar salida a esta crisis que ha traído graves afectaciones a gran parte de la población”.