Comisión Interamericana de Derechos Humanos emite informe histórico sobre el caso del ex detenido de Guantánamo
Emite fuertes recomendaciones a Estados Unidos, incluidas las reparaciones
Publicación: 27.Mayo.2020

Washington, D.C. y Nueva York, 28 de mayo, 2020.- Después de dos décadas de la detención y privación de libertad del ciudadano algeriano Djamel Ameziane en el Centro de detención de Guantánamo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió su informe final sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas contra él. El informe, publicado en la página web de  la CIDH el día de ayer, determinó que Estados Unidos es responsable por la tortura, abuso y detención sin cargos, del Sr. Ameziane durante más de una década, y emitió una serie de reparaciones.  

Esta es la primera resolución por parte de un órgano regional de Derechos Humanos con respecto a las violaciones cometidas en el Centro de detención de Guantánamo y marca una victoria histórica para Djamel Ameziane y los derechos y reparaciones de otras personas detenidas en el Centro de detención de Guantánamo.

“Fui torturado por más de una década en Guantánamo, y continúo sufriendo traumas a raíz de mi horrible experiencia. La decisión de la Comisión es un paso significativo hacia las reparaciones para mi y las de otros hombres y jóvenes musulmanes que fueron injustamente detenidos y abusados en el Centro de Detención de Guantánamo durante los oscuros días de la Guerra contra el Terrorismo. Insto a los Estados Unidos a cumplir con las recomendaciones de la Comisión, reconocer los graves daños que sufrimos y cerrar el centro de detención. Guantánamo debe terminar. Estoy especialmente preocupado por mi compañero argelino Sufyian Barhoumi, no te hemos olvidado y rezamos por tu seguridad y sano regreso a casa”, dijo el señor. Ameziane.

La Comisión Interamericana es un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), encargado de promover y proteger los derechos humanos en la región de las Américas. Los informes de fondo de la Comisión determinan si los hechos de un caso constituyen violaciones a los derechos humanos y resumen recomendaciones a los estados, con respecto a las reparaciones para las víctimas. El Sr. Ameziane estuvo representado por el Center for Constitutional Rights (CCR) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), quienes presentaron la petición por primera vez en 2008.

En su informe, la CIDH determinó que Djamel Ameziane sufrió abusos y torturas a manos de los oficiales del centro de detención; tuvo que lidiar con largos periodos de reclusión solitaria; fue golpeado durante interrogatorios y no recibió atención médica por las lesiones sufridas durante su detención; además, fue insultado e impedido de practicar sus creencias religiosas; y se le negó el contacto regular con sus familiares.  

Estados Unidos además violó, el principio de no devolución, cuando devolvió por la fuerza a Ameziane a su país de origen, Argelia, del que había huido por temor a la violencia y la persecución, en particular por ser miembro de la minoría étnica Bereber. En el momento, el Sr. Ameziane era beneficiario de medidas de protección emitidas por la Comisión.

Con base en las conclusiones y recomendaciones, Estados Unidos deberá proporcionar “adecuadas reparaciones materiales y morales” por las violaciones a los derechos humanos sufrifas por Djamel Ameziane durante sus 12 años de detención. Las medidas incluyen la continuación de las investigaciones penales por la tortura sufrida por el  Sr. Ameziane en la Base Aérea de Kandhar y el Centro de detención de Guantánamo; compensación por los años pasados en detención arbitraria, para atender cualquier efecto físico y psicológico a largo plazo; atención médica y psicológica para su rehabilitación; y la emisión de una disculpa pública por parte del presidente de los Estados Unidos u otro oficial de alto rango para establecer la inocencia del Sr. Ameziane.

La CIDH también concluyó sobre centro de detención, y específicamente: que Estados Unidos debe establecer una comisión de la verdad para investigar esta prisión y procesar a las personas implicadas en  actos de tortura entre 2002 y 2008, entre otras medidas. El informe también, hace un llamado a Estados Unidos a tomar todas las medidas necesarias para cumplir las recomendaciones formuladas en 2015, incluida la provisión de atención médica, psiquiátrica y psicológica adecuada, acceso a la justicia y, en última instancia, el cierre de Guantánamo. Hasta ahora, cuarenta hombres permanecen detenidos en Guantánamo; veintiocho de ellos nunca han sido condenados, y cinco han sido autorizados para ser liberados por todas las agencias relevantes. Ninguno ha tenido acceso a un juicio justo que cumpla con los estándares internacionales de derechos humanos.

“El Centro de Detención de Guantánamo siempre fue un espacio creado por los Estados Unidos para torturar a hombres musulmanes como Djamel Ameziane. El informe de la Comisión es un paso importante para la búsqueda de justicia y reparaciones judiciales por parte del Sr. Ameziane. La decisión de la CIDH ofrece un reconocimiento internacional esencial del abuso y daño que el Sr. Ameziane y otros sufrieron como detenidos en Guantánamo. Este centro de detención es una afronta a los derechos humanos y debe cerrarse de forma inmediata con el apoyo de los Estados Miembros de la OEA," dijo J. Wells Dixon, abogado senior del Center for Constitutional Rights y abogado de larga data del Sr. Ameziane.

“El caso de Djamel Ameziane es emblemático de los abusos cometidos contra personas detenidas arbitrariamente por su orígen étnico y creencias, durante la llamada Guerra contra el Terrorismo; sino de la larga lucha hacia la verdad, justicia y reparación que enfrentarán muchos de estos hombres y la posibilidad de que que obtengan alguna medida de paz. Con el apoyo de la comunidad internacional, continuaremos siendo solidarios con el Sr. Ameziane y monitoreando la situación en Guantánamo hasta que el centro sea cerrado y quienes sufrieron abusos en él, reparados por completo”, indicó Francisco Quintana, Director del Programa de la Región Andina, Norteamérica y el Caribe de CEJIL.