CIDH otorga medidas de protección a Ruth Matute por riesgo a su vida
Publicación: 04.Febrero.2019
<p>Foto: El Nuevo Diario</p>

San José/ Managua, 4 de febrero de 2019.- Debido a la necesidad de que cuente con una aatención adecuada frente a su delicada condición médica, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares en favor de Ruth Matute Valdivia, quien se encuentra privada de libertad desde el 7 de octubre de 2018.


Ruth fue detenida junto con su esposo, acusada de fabricar bombas de contacto. Fue dispuesta en el Chipote —reconocido por la CIDH como un centro de detención irregular— pese a que presenta una deficiencia cardiaca que la obliga a depender de un marcapasos desde hace varios años. Ruth se encontraba detenida condiciones de hacinamiento, insalubridad y falta de cuidado médico adecuado para su situación, lo que facilitó un deterioro rápido y la dejó en una situación de riesgo a su vida. 


A principios de enero de 2019, cuando su marcapasos dejó de funcionar, inicialmente, las autoridades se negaron a proporcionar un tratamiento adecuado y especializado de manera oportuna. 


La CIDH acreditó que la condición en que se encuentra es grave y presenta un riesgo inminente de daños a su vida, salud e integridad física. Además, la CIDH valoró que su condición de mujer la expone aún más a situaciones de violencia y otro tipo de abusos, lo que incrementaría en contextos de privación de libertad. De esta manera, la Comisión advierte sobre la responsabilidad de los funcionarios (agentes) estatales de respetar y garantizar los derechos humanos de las personas en esta condición.


Por su parte, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, una de las organizaciones solicitantes de las medidas de protección, destaca la urgencia con que debe actuar el Estado para revertir cualquier riesgo que pueda afectar a Ruth. “Las medidas otorgadas por la CIDH confirman que Ruth se encuentra en una grave situación, que su vida, salud e integridad física están en riesgo de sufrir daños irreparables y que el Estado nicaragüense debe reaccionar de manera inmediata y brindar todos los cuidados especializados que correspondan, para permitir que su cuadro médico se estabilice. Igualmente, dado su delicado estado de salud, se esperaría que la autoridad judicial resuelva otorgarle una medida alternativa a la prisión preventiva”, señaló Paola Limón, Coordinadora Jurídica de CEJIL para Centroamérica y México.


“Estas también evidencian las graves violaciones de derechos humanos que enfrentan todas las personas privadas de su libertad por razones políticas, en el marco de las protestas sociales iniciadas en abril de 2018, y que han venido denunciándose por sus familiares. Esta resolución de la CIDH establece un precedente importante, para que el Estado cese la vulneración de derechos de estas personas”, declaró Juanita Jiménez, directora del Movimiento Autónomo de Mujeres e integrante de Iniciativa Nicaragüense de Defensoras DH, organización co-solicitante de las medidas. 


Desde que estalló la crisis democrática y de derechos humanos en Nicaragua, el 18 de abril de 2018, más de 600 personas –entre ellas Ruth– han sido privadas de libertad por motivos políticos, por ejercer su derecho a la protesta social y a defender los derechos humanos y el Estado de Derecho.