CEJIL: Reseña del Informe Anual 2013 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
El pasado 23 de abril de 2014, la Presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Tracy Robinson, presentó ante la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos de la Organización de Estados Americanos (OEA) el Informe Anual 2013. Este informe es el primero que se emite desde la vigencia del nuevo Reglamento de la CIDH, aprobado en agosto de 2013 como resultado del proceso de reflexión en la OEA. El Reglamento establece nuevos lineamientos y estándares en la evaluación del estado de los derechos humanos en la región.  
Publicación: 17.Mayo.2014

El pasado 23 de abril de 2014, la Presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Tracy Robinson, presentó ante la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos de la Organización de Estados Americanos (OEA) el Informe Anual 2013.

Este informe es el primero que se emite desde la vigencia del nuevo Reglamento de la CIDH, aprobado en agosto de 2013 como resultado del proceso de reflexión en la OEA. El Reglamento establece nuevos lineamientos y estándares en la evaluación del estado de los derechos humanos en la región.

En consecuencia con lo anterior, el Informe Anual de 2013 se divide en cinco capítulos.

El Capítulo I aborda las actividades realizadas por la CIDH, en su relación con la Corte Interamericana de Derechos Humanos y con otros órganos regionales y universales de derechos humanos. De acuerdo al informe, la CIDH sometió 11 casos contenciosos a la jurisdicción de la Corte, uno menos que el año 2012y un 48% menos que en el 2011. Cuatro casos se interpusieron contra Perú, dos casos contra Honduras, y uno contra Ecuador, El Salvador, México, Panamá y Venezuela. De ellos, tres tuvieron como víctimas a pueblos indígenas y tribales, dos estuvieron vinculados a detenciones ilegales y tortura y dos a ejecuciones extrajudiciales, entre otros derechos afectados. Por otro lado, hubo una sola solicitud de medida provisional a la Corte, mientras que en el año 2012 hubo cuatro y en 2011 siete.

El Capítulo II aborda la protección de los derechos humanos desde la óptica del sistema de casos y de las medidas cautelares. De acuerdo al Informe, en el año 2013 se recibieron2061 peticiones, casi 100más que el año pasado y 400 más que las recibidas en el año 2011. Esto demuestra un incremento de un 20%  en el número de solicitudes recibidas desde el año 2011.

De estas solicitudes, la CIDH abrió a trámite 736, es decir, un 35.7% del total; lo que refleja una disminución respecto al 41.3%del total de solicitudes abiertas en el año anterior. De éstas, tan solo 123fueron aceptadas a trámite, quedando 613 solicitudes fuera. Así, del total de solicitudes analizadas, un 16.7% fueron aceptadas a trámite.

A finales del año 2013, un total de 8548 peticiones continuaban pendientes de resolución frente a la CIDH, 1753 de las cuales están en las fases de admisibilidad y fondo. Hubo un total de 116 informes en que la CIDH adoptó decisiones de admisibilidad (44), inadmisibilidad (9), fondo (19), solución amistosa (6) o archivo (38) durante el período 2013. Esto supone un descenso respecto al año pasado en el que se aprobaron 125 informes, y una reducción sustantiva respecto del 2011 en que se aprobaron 165 informes.  Sin embargo, este año hubo más informes de admisibilidad y menos de inadmisibilidad en relación al año anterior. Además, se publicaron tres Informes de Fondo de acuerdo al artículo 51(3) de la Convención Americana de Derechos Humanos, versus uno sólo el año pasado. Dos fueron emitidos contra Estados Unidos y uno contra México.

En cuanto a las medidas cautelares, la Comisión recibió 400 solicitudes, un 10% menos que el año 2012. De ellas, tan sólo otorgó 26, es decir, un 6.5% del total. Esto supone una disminución respecto al año anterior, en el que 35 medidas fueron concedidas de las 448 solicitadas; y respecto al 2011 en que fueron concedidas 57 de las 422 solicitadas. Se otorgaron 12 medidas con anterioridad a la vigencia del nuevo reglamento; y 14 con posterioridad.

De las 400 medidas cautelares solicitadas, la mayoría fueron contra México (85), Colombia (62) y Argentina (31). Sin embargo, la Comisión dictó principalmente medidas contra Cuba (5), Haití (4) y México (3).

En el 2013 se duplicaron las visitas a países, las que pasaron de tres en el año 2012 a seis en 2013. La CIDH realizó visitas in loco a República Dominicana, Surinam, Argentina, Honduras, Canadá y Guatemala. En dichas visitas se abordaron diversos temas, como por ejemplo el derecho a la nacionalidad, a la identidad, a la igualdad ante la ley y a la no discriminación, los derechos de las mujeres y los pueblos indígenas, entre otros.

El Capítulo III se informa de las actividades desarrolladas por las siete relatorías y las dos unidades. En un capítulo aparte se informa del trabajo de la Relatoría Especial de la Libertad de Expresión.

Cabe destacar que por vez primera se expone la labor realizada por la Unidad sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), creada en noviembre de 2012, y que en abril de 2014 pasó a constituirse como Relatoría Especial de DESC.Asimismo, el Informe anuncia que en noviembre de 2013 la CIDH decidió crear la Relatoría para los Derechos de las personas LGBTI, la cual comenzó a funcionar el 1 de febrero de 2014.

Durante el 2013 se aprobaron los siguientes informes temáticos y de país: (1) Informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre la situación de las personas privadas de libertad en Honduras; (2) Derecho del niño y la niña a la familia. Cuidado alternativo. Poniendo fin a la institucionalización en las Américas; (3) Garantías para la independencia de las y los operadores de justicia. Hacia el fortalecimiento del acceso a la justicia y el estado de derecho en las Américas; (4) Informe de impacto sobre el procedimiento de solución amistosa; (5) Informe sobre los Pueblos indígenas en aislamiento voluntario y contacto inicial en las Américas: recomendaciones para el pleno respeto a sus derechos humanos; (6) Informe sobre el uso de la prisión preventiva en las Américas; (7) Informe sobre la situación de derechos humanos de los migrantes y otras personas en el contexto de la movilidad humana en México; (8) Verdad, justicia y reparación: Cuarto informe sobre la situación de los derechos humanos en Colombia. Lo anterior es un número inusitado en comparación con el año 2012, en que no  se emitió ningún informe temático.

El Capítulo IV contempla la nueva metodología derivada del Reglamento aprobado el año 2013 y se divide en dos secciones.

La primera presenta un panorama sobre la situación de los derechos humanos en el hemisferio, examen que surge del trabajo de monitoreo de la Comisión. La CIDH emitió 103 comunicados de prensa. En 22 de ellos se denunciaron los asesinatos o a la persecución a defensores de derechos humanos y periodistas, incluyendo atentados contra jueces y organizaciones por su actividad. Asimismo, la CIDH dio especial atención a las muertes violentas en centros penitenciarios de Brasil, México, Venezuela y Bolivia; y a la situación de las personas LGTBI.

Junto a lo anterior, en esta sección se comunican las solicitudes de información realizadas a ciertos Estados de acuerdo a violaciones específicas, evidenciándose cuatro temas fundamentales: la afectación al derecho a la libertad personal a propósito de la situación de la base militar de Guantánamo y la responsabilidad de Estados Unidos en el cumplimiento de las medidas cautelares otorgadas; la situación de Ecuador y las afectaciones al derecho a la libertad de expresión; la independencia e imparcialidad de los y las operadores de justicia en la región; y por último, la afectación del derecho a la nacionalidad y a la no discriminación a propósito de la Sentencia TC/0168 dictada el 23 de septiembre de 2013 por el Tribunal Constitucional de la República Dominicana.

La segunda sección informa de la situación específica de los derechos humanos en ciertos Estados elegidos por los Comisionados y Comisionadas conforme a los criterios, metodología y procedimientos establecidos en el nuevo Reglamento, y que destacaría situaciones de especial gravedad en la afectación de los derechos humanos. La Comisión, por mayoría absoluta, decidió incluir a tres Estados miembros en esta segunda sección: Cuba, Honduras y Venezuela.

Respecto a la universalidad en el Sistema Interamericano, la CIDH evidencia que hasta junio de 2013 solamente siete Estados Miembros (20%) habían logrado la ratificación de todos los tratados interamericanos de derechos humanos: Argentina, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay y Uruguay. En razón de lo anterior, hace un llamado a que los Estados miembros ratifiquen todos los tratados y remuevan los obstáculos internos para alcanzar este objetivo.

El Capítulo V se deja pendiente para el Informe 2014, pues trata del seguimiento de recomendaciones formuladas por la CIDH en sus informes de país o temáticos a un solo país, Jamaica, respecto del cual todavía se están realizando las consultas pertinentes con el Estado y la sociedad civil.

Por último, el Capítulo VI del Informe evidencia que persiste una situación financiera precaria en la CIDH. Si bien la OEA realizó un pequeño aumento de US$65.000 a la CIDH para el periodo fiscal 2014, la CIDH sigue dependiendo de fondos externos para responder mínimamente a la demanda creciente en los países de las Américas. Al 31 de octubre de 2013, los fondos específicos representaban en general el 46% de los ingresos de la Secretaría Ejecutiva y el 49% de su ejecución. Adicionalmente, la CIDH informó de la aprobación del aumento en la facultad presupuestaria de pago de los honorarios de los Comisionados y Comisionadas de US$2.000 a US$4.000 mensuales.

Tras la presentación del Informe Anual, la mayoría de los Estados expresaron públicamente la necesidad de que la CIDH cuente con las condiciones financieras que le permitan dedicarse plenamente a dar una respuesta adecuada a las peticiones pendientes, pues la falta de recursos afecta principalmente a las personas y grupos humanos de la región que tienen múltiples necesidades de protección y sufren graves afectaciones a sus derechos esenciales. Sin embargo, hasta la fecha los órganos políticos de la OEA siguen sin tomar las medidas necesarias para garantizar el adecuado financiamiento del Sistema.