CEJIL participará de reunión final del 30º aniversario de la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados
Durante el 2 y el 3 de diciembre de 2014, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) participará en la ciudad de Brasilia, Brasil, en la Reunión de Cancilleres y Ministros que celebrará la culminación del proceso conmemorativo del 30º aniversario de la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados. En la reunión se espera adoptar un nuevo plan de acción que atienda mejor los retos de protección e implementación de programas, para facilitar soluciones sostenibles para los refugiados, apátridas,  y desplazados internos durante los próximos 10 años.
Publicación: 02.Diciembre.2014

 

Durante el 2 y el 3 de diciembre de 2014, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) participará en la ciudad de Brasilia, Brasil, en la Reunión de Cancilleres y Ministros que celebrará la culminación del proceso conmemorativo del 30º aniversario de la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados.
El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que en América Latina hay más 800 mil personas que requieren protección como refugiadas. Sólo en Colombia existen casi 5 millones de desplazados internos, mientras que las personas apátridas pueden llegar a las 200 mil. De manera preocupante se visibilizó en este último año la crisis de miles de menores que han sido desplazados hacia el norte huyendo del crimen organizado, el narcotráfico, la violencia doméstica y la falta de institucionalidad para dar respuesta a estos problemas en El Salvador, Guatemala y Honduras.
En la reunión de Brasilia se espera adoptar un nuevo plan de acción que atienda mejor los retos de protección e implementación de programas, para facilitar soluciones sostenibles para los refugiados, apátridas,  y desplazados internos durante los próximos 10 años.
El nuevo plan proveerá un marco innovador, pragmático y flexible de cooperación internacional y solidaridad con los gobiernos. Se llevará a cabo con la colaboración del ACNUR y otros organismos internacionales, la sociedad civil y la comunidad internacional.
“A casi 30 años de la Declaración, América Latina y el Caribe aún se enfrentan a importantes retos —crimen organizado trasnacional, violencia generada por maras o pandillas, desastres naturales y desplazamiento causado por la construcción de megaproyectos— que requieren de los Estados una mayor coordinación, así como la consolidación de estándares a nivel regional, que garanticen los derechos de las personas en busca de protección internacional” dijo Viviana Krsticevic, Directora Ejecutiva de CEJIL. “Esperamos que la reunión contribuya a desarrollar soluciones a estos retos”, añadió.
CEJIL ha jugado un papel clave dentro los procesos de consulta que se han celebrado en el marco de Cartagena +30. El 15 de julio de 2014, en colaboración con más de 500 organizaciones, se adoptó la Declaración de Bogotá que tiene como objetivo resaltar las falencias en la respuesta institucional frente a la crisis humanitaria y de derechos que padecen personas desplazadas, solicitantes de refugio y refugiadas, víctimas de trata y tráfico de personas, apátridas y víctimas de nuevas modalidades de migraciones forzadas a causa de obras de infraestructura, inversiones privadas, degradación ambiental, cambio climático y criminalidad común y organizada, nacional e internacional.
La iniciativa de la sociedad civil adoptada en la ciudad de Bogotá fue presentada al ACNUR para su incorporación en el proceso que culmina esta semana en Brasilia.
Información de contexto
En 1984, los países de América Latina y del Caribe se reunieron en Cartagena de Indias, Colombia, para debatir los problemas legales y humanitarios que afectaban a las personas refugiadas en la región y encontrar soluciones. El encuentro fue considerado un punto de inflexión en el tema y generó la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados.
Esta Declaración amplió la definición de refugiado de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y ayudó a establecer recomendaciones para el trato humanitario y las soluciones duraderos para aquellas personas necesitadas de protección internacional. La Declaración es uno de los instrumentos de protección para los refugiados más importantes en la región. Se trata de un amplio proceso de consultas y búsqueda de respuestas pragmáticas entre los gobiernos y la sociedad civil de América Latina y el Caribe, con el objetivo de analizar los desafíos contemporáneos en la región sobre la protección de los refugiados, desplazados internos y apátridas.

 

Durante el 2 y el 3 de diciembre de 2014, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) participará en la ciudad de Brasilia, Brasil, en la Reunión de Cancilleres y Ministros que celebrará la culminación del proceso conmemorativo del 30º aniversario de la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que en América Latina hay más 800 mil personas que requieren protección como refugiadas. Sólo en Colombia existen casi 5 millones de desplazados internos, mientras que las personas apátridas pueden llegar a las 200 mil. De manera preocupante se visibilizó en este último año la crisis de miles de menores que han sido desplazados hacia el norte huyendo del crimen organizado, el narcotráfico, la violencia doméstica y la falta de institucionalidad para dar respuesta a estos problemas en El Salvador, Guatemala y Honduras.

En la reunión de Brasilia se espera adoptar un nuevo plan de acción que atienda mejor los retos de protección e implementación de programas, para facilitar soluciones sostenibles para los refugiados, apátridas,  y desplazados internos durante los próximos 10 años.

El nuevo plan proveerá un marco innovador, pragmático y flexible de cooperación internacional y solidaridad con los gobiernos. Se llevará a cabo con la colaboración del ACNUR y otros organismos internacionales, la sociedad civil y la comunidad internacional.

“A casi 30 años de la Declaración, América Latina y el Caribe aún se enfrentan a importantes retos —crimen organizado trasnacional, violencia generada por maras o pandillas, desastres naturales y desplazamiento causado por la construcción de megaproyectos— que requieren de los Estados una mayor coordinación, así como la consolidación de estándares a nivel regional, que garanticen los derechos de las personas en busca de protección internacional” dijo Viviana Krsticevic, Directora Ejecutiva de CEJIL. “Esperamos que la reunión contribuya a desarrollar soluciones a estos retos”, añadió.

CEJIL ha jugado un papel clave dentro los procesos de consulta que se han celebrado en el marco de Cartagena +30. El 15 de julio de 2014, en colaboración con más de 500 organizaciones, se adoptó la Declaración de Bogotá que tiene como objetivo resaltar las falencias en la respuesta institucional frente a la crisis humanitaria y de derechos que padecen personas desplazadas, solicitantes de refugio y refugiadas, víctimas de trata y tráfico de personas, apátridas y víctimas de nuevas modalidades de migraciones forzadas a causa de obras de infraestructura, inversiones privadas, degradación ambiental, cambio climático y criminalidad común y organizada, nacional e internacional.

La iniciativa de la sociedad civil adoptada en la ciudad de Bogotá fue presentada al ACNUR para su incorporación en el proceso que culmina esta semana en Brasilia.

Información de contexto

En 1984, los países de América Latina y del Caribe se reunieron en Cartagena de Indias, Colombia, para debatir los problemas legales y humanitarios que afectaban a las personas refugiadas en la región y encontrar soluciones. El encuentro fue considerado un punto de inflexión en el tema y generó la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados.

Esta Declaración amplió la definición de refugiado de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y ayudó a establecer recomendaciones para el trato humanitario y las soluciones duraderos para aquellas personas necesitadas de protección internacional. La Declaración es uno de los instrumentos de protección para los refugiados más importantes en la región. Se trata de un amplio proceso de consultas y búsqueda de respuestas pragmáticas entre los gobiernos y la sociedad civil de América Latina y el Caribe, con el objetivo de analizar los desafíos contemporáneos en la región sobre la protección de los refugiados, desplazados internos y apátridas.