CEJIL despide a Juan Gelman, el poeta que luchó por la verdad y la justicia
Washington D.C., 15 de enero de 2014. El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) muestra sus profundas condolencias a la nieta, esposa y familia del poeta argentino Juan Gelman, fallecido el día 14 de enero de 2014 en la Ciudad de México, a los 83 años de edad. La trayectoria de Juan Gelman en el mundo de las letras es incuestionable, por lo que ha recibido meritorios reconocimientos a nivel mundial y regional. Más allá de ello, el poeta fue también un referente en la lucha contra la impunidad y el esclarecimiento de la verdad respecto a las graves violaciones de derechos humanos cometidas durante las dictaduras del Cono Sur, y de manera especial en Argentina, su país de origen, y Uruguay.
Publicación: 15.Enero.2014

Washington D.C., 15 de enero de 2014. El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) muestra sus profundas condolencias a la nieta, esposa y familia del poeta argentino Juan Gelman, fallecido el día 14 de enero de 2014 en la Ciudad de México, a los 83 años de edad.

La trayectoria de Juan Gelman en el mundo de las letras es incuestionable, por lo que ha recibido meritorios reconocimientos a nivel mundial y regional. Más allá de ello, el poeta fue también un referente en la lucha contra la impunidad y el esclarecimiento de la verdad respecto a las graves violaciones de derechos humanos cometidas durante las dictaduras del Cono Sur, y de manera especial en Argentina, su país de origen, y Uruguay.

Si bien su compromiso con los movimientos sociales fue una constante en su vida, sufrió en carne propia y en su entorno familiar más cercano los estragos del Plan Cóndor. En 1976 fueron secuestrados en Buenos Aires su hijo, Marcelo Gelman, y su nuera, María Claudia García Iruretagoyena, entonces de 19 años de edad y embarazada de siete meses.

Poco después de su desaparición, Marcelo Gelman fue ejecutado y María Claudia trasladada a Uruguay y detenida en un centro clandestino, donde dio a luz a una niña en noviembre de 1976. Madre e hija permanecieron juntas hasta diciembre de ese año y desde entonces María Claudia se encuentra desaparecida.

Juan Gelman comenzó entonces una búsqueda incansable para dar con el paradero de su nieta, Macarena, a la que finalmente encontró 23 años después de su nacimiento.

En 1989 aparecieron los restos mortales de Marcelo Gelman en un canal del Río de la Plata, y fueron posteriormente condenados los responsables de su ejecución por la justicia argentina. Sin embargo, el caso de María Claudia permaneció en la impunidad en Uruguay.

Por ello, Juan y Macarena Gelman acudieron ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos patrocinados por CEJIL, cuestionando la falta de verdad respecto al paradero de María Claudia, y denunciando la impunidad perpetuada por la aplicación de la Ley 15.848 conocida como Ley de Caducidad, que impide juzgar los delitos cometidos por militares y policía durante la dictadura en Uruguay.

En febrero del 2011, la Corte Interamericana emitió un pronunciamiento que condena a Uruguay por la desaparición forzada de María Claudia y por las violaciones sufridas por Macarena Gelman y su familia. El Alto Tribunal declaró que la Ley de Caducidad era incompatible con la Convención Americana sobre Derechos Humanos y ordenó al Estado uruguayo su derogación.

A pesar del fuerte fallo de la Corte, lamentamos que Juan Gelman no haya podido ver en vida la derogación de la Ley, y tampoco que hasta la fecha Uruguay haya identificado el paradero de su nuera ni sancionado a los responsables de su desaparición.

Juan Gelman deja un valioso legado en la vida cultural del continente, pero también como figura emblemática para el movimiento de víctimas de los crímenes de las dictaduras. Su firmeza y constancia por buscar la verdad y la justicia seguirán inspirando los esfuerzos de muchas personas en la región.