Leonor Olvera acusa al Estado mexicano ante la CIDH por la desaparición de su hijo

A casi diez años de la desaparición de Jesús Ángel Gutiérrez Olvera, solo uno de un aproximado de diez policías sospechosos ha sido condenado
10-27-11

Washington D. C., 27 de octubre del 2011- La señora Leonor Olvera López denunció hoy al Estado mexicano por incumplir con su obligación de buscar exhaustiva y diligentemente a su hijo, Jesús Ángel Gutiérrez Olvera, desaparecido forzosamente el 14 de marzo del 2002. Su testimonio fue dado durante una audiencia de fondo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebrada en el marco del 143er periodo de sesiones de esa Comisión.

La testigo refirió que emprendió por su cuenta todas las diligencias posibles para buscar a su hijo, y que las autoridades mexicanas fueron herméticas al participarle los avances en las investigaciones sobre los responsables del crimen. “Si me hubieran quitado cualquier otra cosa a lo mejor me conformo, pero es que me quitaron un hijo; me están matando en vida”, expresó la testigo.

Su comparecencia es parte del proceso por el caso Jesús Ángel Gutiérrez Olvera contra México, el cual es impulsado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL). Durante la sesión trascendió que, desde febrero del 2003, las autoridades mexicanas no hacen ningún esfuerzo para determinar el paradero de la víctima.

Por su parte, los peticionarios denunciaron que las acciones para identificar, procesar y castigar a los responsables también han sido negligentes. Solamente uno de los cerca de diez presuntos agentes policiales responsables del crimen ha sido condenado hasta la fecha.

Leonor Olvera, sus familiares, los abogados que impulsaron las investigaciones y el testigo Ernesto García Garrido han sido hostigados constantemente y amenazados de muerte. Estos hechos motivaron que la CIDH otorgara medidas de protección para Leonor Olvera y Ernesto Garrido desde octubre del 2002, las cuales siguen vigentes.

Tomando en cuenta que los hechos del caso implican a una víctima desaparecida, la CDHDF y CEJIL instaron a la Comisión Interamericana para que emita su informe final sobre este caso a la mayor brevedad posible. Ambos peticionarios confían en que las recomendaciones de la CIDH incidirán en que el Estado mexicano encuentre el paradero de Jesús Ángel Gutiérrez Olvera, investigue adecuadamente los hechos y adopte mecanismos más adecuados para resolver denuncias o amparos interpuestos por desapariciones forzadas.

Los hechos

Jesús Ángel Gutiérrez Olvera, de 25 años de edad, fue detenido arbitrariamente por aproximadamente diez policías locales y federales el 14 de marzo del 2002 sin que se conozca su paradero hasta la fecha. La detención se perpetró en una refaccionaria en donde trabajaba en Ciudad de México. Indagaciones realizadas por Leonor Olvera sugieren que su hijo pudo haber sufrido torturas. Ningún proceso interno impulsado por ella ha sido exitoso.